+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SUCESOS EN ZARAGOZA

La autopsia de la niña asesinada en el Picarral revela un centenar de golpes y consumo de cocaína

Los forenses relatan una muerte «agónica» al sufrir un edema craneal y una peritonitis consecuencia de la agresión

 

La madre biológica de la menor y su pareja sentimental en el registro de la vivienda en el Picarral. - ÁNGEL DE CASTRO

L. M. G.
04/03/2021

Laia, la pequeña de 2 años asesinada el pasado mes de enero en el zaragozano barrio del Picarral a manos de, presuntamente, su madre y la pareja de esta, sufrió una muerte «lenta y agónica». Esa es la conclusión a la que llega el informe final de autopsia realizado por el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) en el que se destaca que el cuerpo de la menor presenta un centenar de contusiones, tanto recientes como antiguas.

Los forenses descartan una muerte accidental, según el análisis llevado a cabo y al que tuvo acceso EL PERIÓDICO. En él se resalta que la causa inmediata de la muerte fue un shock por una peritonitis que se produjo por uno de esos golpes. A ello añaden un edema craneal. De esta forma, la autopsia revelaría el maltrato físico al que fue sometida la menor no solo aquella tarde-noche del 21 de enero, sino en días anteriores.

Junto a las lesiones en el cuerpo de la niña también se realizó una valoración por parte del servicio de Valoración Toxicológica y de Medio Ambiente que analizó el líquido hallado en el periocardio y que concluye que es compatible con una sumersión por asfixia en el agua. Un detalle que recuerda a cuando los vecinos del número 2 de la calle Sánchez Arbos aseguraron al Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que la menor estaba mojada cuando le realizaron la reanimación en el portal. Vanesa M. P. y Cristian L. V. les dijeron que fue para despertarla.

Cocaína, cannabis, antidepresivos e hipnóticos

Pero no es el único vestigio que los forenses hallan, puesto que detectan la presencia de un medicamento antidepresivo y otro hipnótico, así como de cocaína y cannabis. De estas dos sustancias ilegales determinan un consumo crónico de al menos los seis meses anteriores al fallecimiento.

Otro dato que arroja la autopsia que va a ser clave para identificar a uno de los agresores es el hallazgo de un mordisco en la nuca. De hecho, los especialistas del IMLA señalan que la desviación de uno de los dientes y la distancia entre otros dos es «suficientemente identificadora y podría ser comparada con el sujeto que infringió dicha mordedura». Añaden que las distancias y las dimensiones pueden ser compatibles con un individuo subadulto.

La relevancia de este informe forense radica en que la Fiscalía o el padre biológico de la menor podría considerar el crimen como un asesinato, pudiendo llegar a solicitar la prisión permanente revisable para los encausados. Estos todavía no han dado una versión de los hechos, ya que se acogieron a su derecho a no declarar cuando  pasaron a disposición de la magistrada del Juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza que acordó la prisión provisional para ambos.

A Vanesa M. P.  le retiraron la custodia de sus hijas durante dos años, tiempo que estuvieron con una familia en Cataluña. Un juzgado acordó devolverles a los menores y fue en ese momento cuando esta pareja de 29 y 33 años decidió  trasladarse a vivir a la capital aragonesa. Ciudad en la que tenían arraigo social, puesto que la familia de él reside aquí.

El padre biológico de Laia ya alertó en el pasado mes de septiembre a través de una querella en la que señalaba que las menores estaban siendo víctimas de malos tratos continuados. Fue en los juzgados de Blanes, un mes después de que Vanesa M. P. recuperara la custodia de sus hijos tras dos años sin ella. Eso a pesar de los informes negativos de los Servicios Sociales de Gerona. La madre fue condenado por violencia doméstica en Mallorca y retiró una denuncia por malos tratos a su actual pareja.

 
 
1 Comentario
01

Por LIA 18:31 - 04.03.2021

Cadena perpetua pero ya . Ninguna madre ni padre que sea un maltratador debiera tener contacto con los hijos si son menores, y lo que no entiendo es por qué una criatura tiene que ser obligadas a tener encuentros con una madre o un padre .cuando un niño no quiere tener encuentros con esa madre o ese padre , cuando un menor quiere por laguna causa de sus vivencias será.