+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Las 43 nuevas calles de Zaragoza (24)

Las balas unieron el destino de dos nombres

 

Eva NavarroEva Navarro 27/03/2009

A María Domínguez la mató una bala, disparada aún no se sabe muy bien por quién, enviada desde un pelotón de fusilamiento. El general José Monasterio disparó muchas a lo largo de su carrera militar como combatiente en la Guerra Civil. Dos nombres que quedaron unidos por el letrero de una calle de Zaragoza.

La vida de María Domínguez es una de esas que acaban inspirando una película de Hollywood, por aquello del afán de superación, la pasión y la tragedia. Ejerció de maestra en Navarra, aun sin tener el título, y tuvo que esforzarse para aprender a leer y escribir. En Gallur pocos la conocen, aunque la asociación de mujeres que lleva su nombre se empeña en recordar su figura. Esta organizacion fue pionera, después llegaron la calle y el nombre del colegio. "Cuando la asociación se formó, en 1993 --recuerda su presidenta, Pilar Domeque-- pocos en Gallur sabían quién era María Domínguez, a pesar de ser una persona que luchó activamente por este pueblo". Así, y más allá de su nombramiento como alcaldesa --lo que la convirtió en la primera mujer que ostentaba un cargo político semejante--, Domeque recuerda a Domínguez como alguien que "se involucró totalmente en la educación de los más pequeños y desfavorecidos" y que recorría los pueblos para dar conferencias ante las mujeres.

En Zaragoza, María Domínguez da nombre también a una fundación, coordinada por el profesor de Historia Contemporánea de la Universidad, Alberto Sabio. "Su trayectoria y su figura quedaron silenciadas durante décadas. Quedó en el olvido", sentencia Sabio, al tiempo que añade: "Sus acciones fueron demasiado osadas para una mujer de aquellos tiempos: abandonó a un marido impuesto, por lo que fue perseguida y tachada de libertina. Y, además, defendió la República como un sistema garante de las libertades y como instrumento transformador de la sociedad. Así, en medio de ese terror caliente del verano del 36, fue fusilada".

El silencio en torno al nombre de María Domínguez es el recuerdo más nítido que Arturo Cejudo tiene de su antepasada. Cejudo es nieto de Arturo Romanos --de quien recibe el nombre--, segundo marido de la alcaldesa y que también fue fusilado por el bando nacional apenas unos días antes de la muerte de Domínguez. Como descendiente, aunque de forma indirecta, Cejudo está "contento y orgulloso" de que, por fin, se dé el nombre de una calle a "un personaje histórico que luchó por defender las ideas de las mujeres". Sin embargo, lo que conoce de la figura de su "abuelastra" fue, durante su juventud, más bien poco. Con el paso del tiempo, y con la llegada de la democracia, la recopilación de discursos que Domínguez pronunció ante su auditorio femenino sirve para honrar su recuerdo.

Calle María Domínguez
María Domínguez (Pozuelo de Alagón, 1882 -- Fuendejalón, 1936. Primera alcaldesa española de la II República en Gallur. Además de su faceta política, María Domínguez ejerció de maestra en Navarra y fue poetisa, conferenciante y periodista. En 1936 es fusilada, poco tiempo después de que las balas matasen también a su segundo marido.

Sustituye a: calle General José Monasterio
José Monasterio (Palma de Mallorca, 1882 -- Valencia, 1952). Oficial del cuerpo de Caballería que combatió en la guerra de Marruecos. Durante la República fue ayudante del ministro de la Guerra, Gil Robles, y colaboró con el general Miguel Cabanellas en el alzamiento. En Zaragoza, donde estaba destinado, se unió a los nacionales.