+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MEMORIA HISTÓRICA

La calle General Sueiro se llamará José María Lacarra

La calle Escrivá de Balaguer estará en la zona del Portillo

 

El actual nombre y el nuevo convivirán durante dos años - Foto: E.P

E.P / AGENCIASE.P / AGENCIAS 17/02/2009

General Sueiro por José María Lacarra. Este será el nombre definitivo que se le dará a esta céntrica calle de Zaragoza después de la polémica que causó el anuncio del alcalde Belloch de ponerle San Josemaría Escrivá de Balaguer.

Pero el fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer, también tendrá una calle con su nombre en Zaragoza, una vía de nueva creación entre la plaza de la Ciudadanía y la avenida de Anselmo Clavé, en la zona de la antigua estación ferroviaria del Portillo.

El Gobierno del Ayuntamiento ha aprobado hoy dedicar este nuevo vial a Escrivá de Balaguer con el objetivo de zanjar la polémica que suscitó la inicial propuesta del alcalde, Juan Alberto Belloch, de sustituir, en aplicación de la Ley de la Memoria Histórica, la calle del General Sueiro por la del fundador del Opus Dei.

Tras concluir la reunión del Gobierno municipal, Belloch ha defendido en una rueda de prensa honrar con una calle al que considera uno de los tres aragoneses más importantes de la segunda mitad del siglo XX, porque es "un hecho objetivo" a pesar de que CHA e IU lo vinculan al franquismo y de que pueda haber voces críticas en el propio PSOE.

"El Gobierno ya ha tomado su decisión. Eso ya es irreversible", ha afirmado Belloch, quien ha opinado que es "sectarismo ideológico puro y duro" que haya quienes se oponen a que Escrivá de Balaguer tenga una calle en la ciudad al vincularlo con el franquismo, y "sectarios" hay incluso en su partido, ha subrayado Belloch.

"Jamás se debe dejar de colocar el nombre de alguien en una calle en función de qué ideas tenga", porque ese, para Belloch, es "un planteamiento absurdo", ya que debe hacerse "en función de la importancia objetiva que tenga el personaje".

Belloch ha explicado, además, que el equipo de Gobierno ha decidido que sea una calle nueva la que lleve el nombre de Escrivá de Balaguer en consideración a los argumentos que se han dado a lo largo de la polémica, especialmente para evitar que se rompa el consenso municipal en la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica.

Preguntado por las declaraciones de la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, quien ayer consideró en "en política, quien rectifica le honra", Belloch ha comentado que no ha hablado de este asunto con la número tres del PSOE, pero se siente "más contento" si le parece bien porque "siempre es una satisfacción que la secretaria general de Organización respalde esta posición".

Ha resaltado, asimismo, que se ha aprobado por unanimidad que una de las calles que han de cambiar de denominación lleve el nombre del Padre Arrupe, una de las figuras más relevantes de la Compañía de Jesús de los últimos tiempos.

Además, ha comentado que se ha acordado con los grupos municipales y con los representantes de los empresarios que las calles con nombres franquistas que cambiarán su nombre simultanearán su denominación actual con la nueva durante dos años, para minimizar los perjuicios que el cambio pueda ocasionar a los vecinos y los comerciantes

DOS AÑOS CON DOS NOMBRES

También el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha acordado hoy con los representantes de los empresarios mantener también durante dos años el nombre actual de las calles que cambiarán su denominación en aplicación de la Ley de Memoria Histórica.

Así lo ha indicado Belloch tras reunirse con representantes de la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza y de las confederaciones de Empresarios de Aragón, de Zaragoza y de la Pequeña y Mediana Empresa.

Se trata, ha apuntado el alcalde, de intentar perjudicar lo menos posible a los comerciantes y a los vecinos de las calles afectadas, de forma que durante dos años se simultanearán la placa nueva y la antigua, para que puedan hacer las adaptaciones necesarias.

Esta medida se aprobará definitivamente en el próximo pleno del Ayuntamiento, con la disposición además de que se puedan estudiar casos excepcionales en el caso de que se produzca un perjuicio específico, ha agregado Belloch.

"Un periodo que permite cumplir la ley en sus términos y sin embargo no causar perjuicios, o minimizarlos al máximo", ha recalcado el alcalde, quien ha especificado que las nuevas placas comenzarán a colocarse progresivamente.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.