+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL FUTURO DEL CARBÓN EN TERUEL

Una caminata de 7 kilómetros pone fin a la acampada en Andorra

En la marcha participaron trabajadores, familias y vecinos de la zona. Los empleados de las subcontratas de la térmica colocaron 29 cruces blancas

 

Un momento de la caminata entre la localidad turolense y la central. - PLATAFORMA DE SUBCONTRATAS

Empleados, familiares y vecinos, ayer, ante las puertas de la térmica. - PLATAFORMA DE SUBCONTRATAS

EL PERIÓDICO
18/03/2019

Numerosas personas participaron ayer en Andorra en la caminata reivindicativa que partió desde el centro de la localidad y terminó a las puertas de la central térmica.

El acto, que tuvo un recorrido de unos 7 kilómetros, cerró un fin de semana de protesta que empezó el pasado viernes con una acampada, por parte de los empleados de las subcontratas, en una explanada frente la estación de autobues de Andorra. En la andada participaron tanto empleados de las empresas como familiares y vecinos de la comarca.

El tiempo acompañó y durante la marcha se colocaron, a ambos lados del camino, un total de 29 cruces blancas, una por cada subcontrata que trabaja en la térmica de la localidad. En las mismas se podía leer el nombre de empresa en cuestión.

Los empleados reclaman soluciones, una vez que se anunció que la central cerrará en junio del próximo año. La alcaldesa de Andorra, Sofía Ciércoles, señaló ayer que «si los trabajadores de la central tienen una salida, de forma indirecta los de la subcontrata también», solicitó.

«Eso evitará que se vayan fuera. Si se quedan, habrá bares, tiendas... es una cadena. Es un conjunto y requiere la suma de todos», añadió.

Los trabajadores de las empresas, cansados de promesas, quieren seguir en la zona y piden soluciones y nuevos proyecto de desarrollo industrial en la zona. Se trata de empleados de empresas de albañilería, fontanería, soldadura o limpieza. Se calcula que del futuro de la térmica depende unas 400 familias que residen en Andorra o en la comarca.

COMIDA POPULAR

La caminata de 7 kilómetros partió desde el centro de la localidad a las 10.30 horas y, tras la protesta en la entrada de la central, los participantes regresaron a la zona donde habían instalado unas 30 tiendas de campaña.

En dicha explanada se reunieron todos para celebrar una comida popular las 14.30 y, de este modo, poner fin a tres días de reclamaciones cuya iniciativa partió de a Plataforma de las Subcontratas de la Central de Andorra.

El colectivo, con estas acciones, quiere defender sus puestos de trabajo y exigir a Endesa «alternativas reales» al cierre de la térmica. Su objetivo es seguir visibilizando la problemática de los 400 empleados de las subcontratas y no cesarán en sus acciones, tal y como han reiterado estos días.

La eléctrica ni si quiera ha querido reunirse con los empleados de las empresas auxiliares, que siguen «sin saber nada» sobre su futuro. El pasado jueves, Endesa y los sindicatos cerraron en Madrid uno de los capítulos de la crisis del carbón. La eléctrica y los representantes de los trabajadores sellaron un acuerdo pararecolocar de los 153 empleados de la central térmica de Andorra cuando cese la actividad.