+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

COORDINARÁ DURANTE LOS TRES PRÓXIMOS AÑOS

CIRCE coordinará un proyecto europeo para reducir las emisiones de CO2 de centrales térmicas

 

EUROPA PRESS
11/07/2012

El Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) de la Universidad de Zaragoza coordinará durante los tres próximos años un proyecto europeo, dotado con 12 millones de euros, para reducir las emisiones de CO2 de las centrales térmicas, y conseguir que sean más competitivas y menos contaminantes.

El proyecto O2GEN, financiado por la Comisión Europea dentro del 7 Programa Marco, y en el que participan investigadores de cinco países europeos, desarrollará y demostrará nuevos y mejores procesos para convertir la generación eléctrica en las centrales térmicas mediante el uso del carbón, en un proceso más eficiente y limpio gracias a las tecnologías de oxicombustión y captura de CO2.

Así, el director general del CIRCE y coordinador del proyecto, Antonio Valero, ha hecho hincapié en que "el carbón no es insostenible" y ha apuntado que "no es negro, es verde y crea trabajo". Además, ha considerado que "es necesario apoyarlo, ya que está dando la posibilidad de tener energía y no pagarlo en gas natural".

En referencia a la alta emisión de CO2 del carbón ha señalado que, a través de este proyecto, se persigue capturarlo con tecnologías que se están desarrollando y liderando en Aragón. Igualmente, ha explicado que una vez se capture el CO2 se podrá almacenar para usos de futuras generaciones.

En concreto, Valero ha asegurado que el valle del Ebro es un enclave idóneo para almacenar CO2. Por su parte, la directora general de Energía y Minas del Gobierno de Aragón, Marina Sevilla, ha apuntado que empresas como Endesa, están desarrollando labores de investigación en busca de un almacén geológico natural situado en Pina de Ebro.

El carbón, apoyo de las renovables
Sevilla ha resaltado que este proyecto permitirá el uso limpio del carbón y la captura de CO2 que desde Europa se exige a las centrales térmicas. En esa línea, ha insistido en que "el carbón es un acompañante importante para el apoyo de las renovables".

Asimismo, ha afirmado que desde el Gobierno de Aragón, junto con administraciones, la universidad y los propios mineros, se está trabajando conjuntamente para avanzar en el uso limpio del carbón y cumplir con la menor emisión de gases de efecto invernadero, así como para seguir exportándolo.

Igualmente, el director general de Investigación e Innovación del Gobierno de Aragón, Miguel Angel García Muro, ha destacado el "gran valor" de este proyecto que va a desarrollar tecnologías punteras. Además, ha destacado el "liderazgo". "El reto es incrementar el retorno para estar por encima del 3 por ciento", ha concluido.

Tecnología cien por cien segura
El director del Grupo de Oxicombustión y captura de CO2 en el área de Sistemas Térmicos de CIRCE, Luis Miguel Romeo, ha explicado en términos generales el proyecto. Así, ha indicado que se necesita mucha energía para separar el CO2, pero, a través de esta novedosa tecnología, se persigue reducir al 50 por ciento los costes energéticos. Además, ha resaltado que es una tecnología cien por cien segura.

La oxicombustión se basa en realizar la combustión del carbón en una atmósfera formada únicamente por oxígeno y CO2 de forma que se obtiene una corriente de gases formada por CO2 y vapor de agua.

Condensando este último, el producto resultante pasa a ser exclusivamente CO2. Una vez separado el CO2, éste puede ser utilizado en diversas aplicaciones que se están investigando o puede ser inyectado en el subsuelo evitando su emisión a la atmósfera.

Investigadores de 11 laboratorios
En el proyecto Optimisation of Oxygen-based CFBC Technology with CO2 capture (O2GEN), participan investigadores de 11 laboratorios y centros de investigación de España (5), Finlandia (3) Francia (1), Italia (1) y Polonia (1) para desarrollar la técnica de la oxicombustión. En concreto, esta técnica permite capturar y almacenar más fácilmente el CO2, al separar el vapor de agua que se origina en la combustión, tras sustituir nitrógeno por oxígeno.

Los científicos elaborarán la hoja de ruta a seguir durante los tres años de ejecución del proyecto y llevarán a cabo la planificación de los trabajos. Su misión consistirá en desarrollar y demostrar la segunda generación de centrales térmicas, basadas en oxicombustión para la utilización del carbón sin dar lugar a emisiones contaminantes.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.