+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un comerciante apuñala a un menor de 16 años[antetitulo.107] SUCESO EN ZARAGOZA

  •  La víctima recibió tres pinchazos, pero no se teme por su vida


  •  

    G. M. A.G. M. A. 21/02/2005

    Un comerciante de 47 años y nacionalidad china fue detenido el pasado sábado por la tarde entre las calles Camino de Cabaldos y Martín Abanto del barrio zaragozano de San José por asestar presuntamente tres puñaladas a un menor de 16 años en su establecimiento. La víctima permanece ingresada en el hospital Miguel Servet, aunque no se teme por su vida.

    Pasadas las seis y media de la tarde, Xiaohua Y. se encontraba en su tienda de alimentación y frutos secos cuando, según explicó su esposa a este periódico, un grupo de adolescentes que "acude a menudo al comercio a robar dulces y botellas de alcohol" se acercó hasta el local. El implicado cerró entonces la puerta, "para evitar que entraran", pero los chavales "rompieron a patadas la cristalera y accedieron al interior".

    Fue entonces cuando se produjo el incidente. Fuentes de la Jefatura Superior de Policía indicaron que Xiaohua Y. cogió un cuchillo de cocina y propinó tres pinchazos al menor en el abdomen, la pierna izquierda y una mano. El Cuerpo Nacional de Policía investiga ahora las circunstancias concretas en las que se produjo la agresión, pero aún no ha podido interrogar al herido debido a su estado.

    Hasta el lugar de los hechos se desplazó en un primer momento una dotación de la Policía Local, que procedió al arresto del comerciante, mientras que la víctima fue trasladada al hospital Miguel Servet. Las fuentes consultadas señalaron que en la tienda se encontraron dos cuchillos, uno de ellos con sangre.

    CONTINUOS PROBLEMAS Ayer por la tarde, el comercio se encontraba abierto y la cristalera de la entrada estaba completamente rota. Sólo la esposa, una pariente y dos niños atendían a los clientes. La mujer mostró su profunda preocupación por los "continuos problemas" que están teniendo con algunos grupos de la zona.

    "Muchas veces nos tiran huevos y petardos y se ríen de nosotros. En alguna ocasión, incluso entran aquí y se llevan cajas enteras de gominolas sin pagar. Y con las botellas de alcohol sucede lo mismo. No podemos venderlas a menores de 18 años y siempre les pedimos los DNI cuando quieren adquirirlas, pero ellos las roban y no les importa nada. No sabemos qué hacer para solucionar esto", afirmó visiblemente afectada.

    Como apenas habla español --su marido tampoco--, se ayudaba en un sobrino para traducir sus palabras. "En varias ocasiones hemos llamado a la Policía cuando ha habido incidentes, pero parece que no se puede hacer nada. Al final ha ocurrido una desgracia", agregó.

    El detenido ha pasado a disposición judicial.

    PELEAS NOCTURNAS A lo largo de la noche del sábado hubo otras dos trifulcas en calles de la capital aragonesa, que se saldaron con un total de cuatro detenciones. La primera de ellas tuvo lugar en torno a las tres de la madrugada entre las calles Conde Aranda y Miguel de Ara, cuando dos ciudadanos de origen marroquí estaban, según fuentes policiales, gritando e insultando a la gente que paseaba por la zona.

    En el instante en que una patrulla del Cuerpo Nacional de Policía se acercó a ellos, los dos implicados, que fueron arrestados por presuntos delitos de resistencia y atentado a la autoridad, comenzaron a insultarles gravemente. Al resistirse se produjo un enfrentamiento entre los detenidos y los efectivos, que provocó heridas leves a los agentes.

    Media hora después se produjo una pelea en un pub de la calle María Lostal, en la que dos jóvenes nacidos en 1984 --J. A. B.-- y 1986 --D. A. R.-- fueron arrestados tras agredir presuntamente a M. R. R., nacido en 1984. Las fuentes con las que contactó este diario apuntaron que, al parecer, el suceso ocurrió después de que M. R. R. recriminara a los otros dos jóvenes la sustracción del dinero que llevaba consigo el fin de semana anterior.

    La discusión terminó en puñetazos, brechas y contusiones. M. R. R. fue el principal damnificado en la trifulca --incluso le rompieron algunos dientes-- y recibió asistencia sanitaria en el hospital Provincial. Los otros dos jóvenes fueron trasladados a dependencias policiales.