+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL CONTROL DE LOS REBROTES

Delicias afronta su realidad, en el foco del covid y sin solución clara

Existe división de opiniones en cuanto a cómo se han podido producir los brotes. Los pequeños comercios temen de nuevo otro cierre ante la falta de clientela.

 

La calle Delicias presentaba una gran afluencia de personas. - CHUS MARCHADOR

R. TRIGO
10/08/2020

El barrio zaragozano de Delicias atraviesa en estos momentos un situación complicada marcada por el incremento sustancial de positivos por covid-19. Actualmente, es el distrito con mayor número de positivos registrado en toda la ciudad y también uno de los principales protagonistas en este aumento de casos en la comunidad autónoma. La realidad es totalmente nueva y extraña para los vecinos de la zona puesto que han visto, según comentó uno de ellos en la calle Delicias, cómo su barrio se había hecho famoso en todo el país al aparecer en los informativos de todas las cadenas televisivas y medios nacionales.

En un barrio tan grande como este, con 100.000 habitantes, las causas de esta situación han podido ser múltiples, pero para Agustín Gutiérrez, vecino de la zona, podrían resumirse en dos: «Creo que en primer lugar se debe a la cantidad de gente que viene por aquí, a los temporeros que tenemos en esta zona y, después, a la falta de precaución de muchísima gente que veo aquí todos los días y a todas las horas, veo a la gente sin protección». Otra vecina del barrio, Feli Alba, dudó sobre cómo habían llegado a esta situación que estaba empezando a ser de especial preocupación: «No tengo ni idea de por qué ha pasado esto. La gente que conozco somos todos muy cuidadosos, no tengo ni idea de por qué ha habido tanto contagio en este barrio», señaló.

Otros, como Eduardo Marín, confían en la lógica para explicar lo que ha sucedido estos últimos días: «Veo normal que el barrio sea el foco de contagios más importante de Zaragoza, porque aquí se mueve mucha gente, de muchos estilos, de muchas razas, gente que trabaja en el campo, que ya sabes cómo trabajan los pobrecicos, y supongo que ese será el motivo», aseguró Marín. No obstante, este vecino del barrio también cree que puede verse la luz al final del túnel: «Es un fastidio para la gente del barrio, pero con los geles y las mascarillas, y si tenemos un poquico de cuidado cada uno individualmente, podremos salir de esta».

Los pequeños comercios también se están viendo afectados por esta nueva realidad, en términos peyorativos, personificada en este barrio zaragozano. Mari Carmen Tena es la responsable de la tienda Las Cosas de Nora y no estaba de acuerdo con la dimensión que estaban alcanzando la repercusión mediática sobre el barrio: «Las noticias que dan a nivel nacional son muy exageradas. Yo vengo todos los días a trabajar y a la gente la veo normal, con mascarilla. Lo único que hacen es perjudicar al comercio totalmente porque meten miedo», comentaba.

La calle Delicias, epicentro de este distrito zaragozano repleto de pequeños comercios, empieza a sufrir los perjuicios de los rebrotes en términos económicos, no en la cotidianidad de los vecinos que siguen paseando y consumiendo en los bares y cafeterías de la zona. Al igual que sucede con Mari Camen Tena y los negocios de esa conocida vía, también le ocurre a María Lorén en la tienda de la que es empleada. No ve con buenos ojos el futuro: «Hay muchos negocios que ya ni abren. Hay tanto miedo en la calle Delicias que la gente no viene. Las ventas están bajando que no veas», afirmó.

Por otro lado, el aumento de casos en esta zona obligó al Gobierno de Aragón a tomar medidas restrictivas para frenar la escalada. El control policial impuesto desde ayer no fue mal recibido por los vecinos: «Las medidas me parecen maravillosas, que controlen a la gente que está infectada porque hay mucha gente que no guarda el confinamiento y lo sé de buena tinta. Hay gente que ha ido a hacerse un escáner con el covid-19, vamos eso es para ponerles una multa que no veas», comentó Feli Alba.

Incluso algún vecino se atrevió a formular nuevas medidas de contención estrictamente económicas, como Jesús Carbonel: «Esto que dicen de la Policía que van a ir por las casas, hay que poner un agente en cada puerta y a ver si salen. Y si salen, 100 euros, y si lo hacen dos veces, 200, y así. El bolsillo es el mayor castigo», aseguró.

Y los botellones también son otro tema que está en boca de unos ciudadanos que están viviendo una situación que no habrían imaginado nunca. Con los jóvenes en el punto de mira: «Es sobre todo gente joven porque los mayores tienen miedo y tienen respeto. Se piensan que solo lo cogen los viejos, pero en esta hornada nueva de virus la edad más alta es de 50 años», recordó Mercedes Arnal. Asimismo, Agustín Gutiérrez aseguró que ya estaba acostumbrado a estas reuniones juveniles porque eran frecuentes a lo largo de todo el año: «En los parques, yo que voy mucho al parque Delicias, botellones hay los 365 días del año. Lo normal es que se junten allí, y no tienen nada de protección. Los chicos jóvenes no hacen caso a las medidas de protección», lamentó este vecino de la zona.

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
3 Comentarios
03

Por pepe75 11:04 - 11.08.2020

Consumen comida producida en los domicilios sin control sanitario que los "nuevos hosteleros" les compran a buen precio en B. Consumen alcohol hasta que muchos tienen que volver a casa sostenidos por otros dos compadres que los dejan en la puerta del domicilio a dormirla. Y cuando se despiertan aporrean las puertas de sus domicilios sin saber donde están, creyendo que hay alguien dentro, y sin encontrar las llaves que llevan encima. Si tienen terraza en el piso, hacen fiesta en la terraza. De nuevo con no convivientes. Que para eso se alquilan los pisos con terraza, para no dejar dormir a toda la manzana que comparte patios interiores. Y así luego van a sus trabajos, habiéndose expuesto al virus y habiendo expuesto a los demás. Esto por poner un ejemplo sociológico de la realidad no de las Delicias, que la habéis tomado con este barrio, cuando pasa lo mismo en las Fuentes, San José, Avda. Valencia, Arrabal, etc. El día que dejemos de simplificar y salga a la luz la realidad de los hechos nadie querrá admitirlo, pero los medios sólo repetís y repetís lo mismo: enchufáis micro a una Karen/Charo, y hala a que repita para la cámara que la gente es muy irresponsable y que en el barrio nadie lleva mascarilla. Como campaña del miedo está muy bien. Como verdad, va en silla de ruedas.

02

Por pepe75 11:04 - 11.08.2020

De verdad, en vez de una cámara y un micro poned una cámara oculta. Cada vez que le ponéis un micro a la gente repite lo mismo: nadie lleva la mascarilla, todos los demás son unos irresponsables y tenemos lo que nos merecemos. Como experimento de lavado de cerebros, pase. Pero es que es mentira. ¿Quién no lleva la mascarilla? ¿Quién? ¿Cuántos? ¿En qué circunstancias? Ya está bien de mentir y de que la gente repita lo que oye en las noticias, que es falso. Los contagios no se dan en la calle. Hasta Fernando Simón dijo que la mascarilla obligatoria es sobreactuación. Nos dicen "mascarilla obligatoria" y la gente le desea la muerte al que no la lleva o la lleva mal (el que no la lleva, quizá está exento legalmente). Se cometen actos y delitos más graves, y la gente los disculpa, pero la psicosis colectiva lleva a esta paranoia colectiva, en la cual la gente va por la calle juzgando a los demás... Es de locos. El contagio no se da por la calle, se da en los pisos. Y muchas veces no porque sean pisos patera como se está vendiendo, sino porque dentro de los pisos cada compañero de piso hace lo que le da la gana, nunca han tenido higiene real, nunca han respetado que los pisos no son lugares de ocio y visitas y alcoholismo y compraventa y producción de comida (arepas, carnitas, empanadillas, tacos, cuando no es sushi o cuando no es comida africana). Porque utilizan los pisos como si fuesen casas aisladas en medio de la nada, donde pueden hacer lo que quieran. En sus bares se vuelven a juntar muchas nacionalidades, y allí dentro de nuevo, incluso con la persiana bajada si hace falta, consumen y consumen.

01

Por apañador 9:21 - 11.08.2020

Seamos claros,de 100000 habitantes del barrio de las delicias,el 80 % son imigrantes,y es la realidad por eso es por tanta gente infectada.La calle da pena verla de suciedad,las basuras se tiran en cualquier sitio,y asi todo