+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VIOLENCIA A MENORES

Detenido por agredir sexualmente a la hija de su amigo, de 13 años

El arrestado aprovechó los viajes de la menor a Zaragoza desde Valencia

 

Una agente de la Unidad de Familia y Mujer, en una imagen de archivo. -

L. M. G.
08/11/2019

Un zaragozano de 31 años ha sido detenido por la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Jefatura Superior de Policía de Aragón por, presuntamente, agredir sexualmente de la hija de su amigo. La menor tiene tan solo 13 años. Al parecer, el arrestado aprovechaba los viajes de esta, que residía con su madre en Catarroja (Valencia), para los contactos con la denunciante.

La investigación se inició el pasado mes después de que el propio padre de la niña acudiera a la Policía a interponer una denuncia. En ella, según pudo saber este diario, el hombre explicó que un amigo suyo, P. C. M., había abusado de su hija, aprovechando que el sospechoso se había quedado a dormir en su casa. Añadió que este joven de 31 años habría mandado mensajes con su hija a través de Telegram de alto contenido erótico.

Ante ello los agentes de la UFAM tomaron declaración a la menor, quien explicó que hacia finales de junio del 2019, cuando ella regresó a la capital aragonesa procedente de casa de su madre, el ahora arrestado «le acarició la espalda y la besó» cuando ella estaba en el sofá del salón.

Otro de los episodios que relató la joven valenciana es que en otra ocasión, cuando bajaba a la piscina comunitaria del edificio de su padre, P. C. M. se ofreció a acompañarla. En el mismo ascensor «trató de meterle el dedo en la vagina», si bien la chica trató de impedírselo. Resaltan los investigadores otro momento en el que el arrestado aprovechó que se quedaba a dormir en casa de su amigo, el padre de la menor, para instar a la niña de 13 años a ir al salón en medio de la noche.

Allí, según el atestado policial, el imputado le pidió que se bajara los pantalones y las bragas, comenzando a practicarle sexo oral, obligándole a hacer lo mismo con su miembro viril. Ello derivó en otros contactos a través de las redes sociales en los que el sospechoso pidió a la menor vídeos eróticos que están ya en poder del Cuerpo Nacional de Policía para su análisis. El sospechoso fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 8 de Zaragoza, cuya magistrada decretó la libertad provisional, tras declarar asistido por su abogado Cristian Monclús.