+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EN EL CENTRO DE LA CAPITAL ARAGONESA

Detenido un okupa tras incendiar el piso con su pareja en el interior

La joven resultó ilesa, pero el perro que tenían murió por el humo

 

Anteriormente ha habido varios incidentes en la avenida Goya, 91. - JAIME GALINDO

L. M. G.
16/03/2019

La Policía Nacional detuvo ayer por la tarde a un hombre por, supuestamente, prender fuego el piso que okupa junto a su pareja sentimental en el número 91 de la avenida Goya de Zaragoza. El incendio se produjo cuando la joven estaba en el interior de la vivienda, si bien resultó ilesa.

Los hechos, según fuentes consultadas, habrían tenido lugar en el marco de una discusión entre ambos. En un momento dado, el arrestado decidió incendiar la vivienda.

Rápidamente se trasladaron hasta el lugar varias dotaciones de los Bomberos de Zaragoza, que sofocaron las llamas. Aunque no hubo que lamentar daños personales, los miembros del equipo antiincendios que actuaron observaron que en el interior del mismo había un perro que había fallecido como consecuencia del denso humo desprendido. Los agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana que se trasladaron al lugar, tras tomar declaración a la joven, procedieron a detener al sospechoso como supuesto autor de un delito de incendio y otro de violencia de género.

ANTECEDENTES

 No es la primera ves que el Cuerpo Nacional de Policía tiene que intervenir en este edificio abandonado que está okupado en su totalidad. En septiembre del año pasado dos hombres, uno de ellos menor de edad, fueron arrestados por agredir a un tercer varón.

La víctima tuvo que ser asistida por una herida sangrante en la cabeza y requirió puntos de sutura, si bien las lesiones no revestían excesiva gravedad, según fuentes consultadas. Al parecer, los dos arrestados no estaban de acuerdo con que la víctima okupara un piso de bloque.

Meses atrás se produjo un desalojo de todo el inmueble, así como la limpieza del mismo, ya que aparecieron ratas en las proximidades, si bien, al no tapiar la puerta de entrada los okupas volvieron a hacer suyo este edificio situado en el barrio Universidad de la capital aragonesa.