+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

OPERACION POLICIAL EN EL DISTRITO CENTRO

Detenidos 3 carteristas que también robaban en pisos

  •  Los ladrones se habían apoderado de más de 100 billeteras en autobuses


  •  

    EL PERIODICOEL PERIODICO 08/05/2004

    La Policía ha detenido en Zaragoza a tres personas, dos de nacionalidad chilena y otra colombiana, como presuntos autores, por el momento, de 115 hurtos de carteras en autobuses urbanos y de numerosos robos en domicilios del distrito Centro de Zaragoza.

    Agentes de la comisaría del sector Centro investigaban denuncias por hurtos de carteras, principalmente en autobuses urbanos, y robos cometidos en domicilios de esta zona a los que entraban forzando las puertas con una palanca.

    Las pesquisas policiales permitieron detectar a un grupo especializado en estas modalidades delictivas, integrado por ciudadanos chilenos y colombianos.

    En la operación se ha identificado a los chilenos Marcelo A. S. y Guillermo S. N., ambos de 27 años, que se encontraban indocumentados y que eran conocidos carteristas al haber sido detenidos por los mismos agentes en las pasadas fiestas del Pilar.

    EFECTOS INTERVENIDOS En el registro de la vivienda que ocupaban los arrestados fue detenida una tercera persona vinculada al grupo, identificada como María A. R., de 27 años y nacionalidad colombiana, y se intervinieron numerosos efectos cuya procedencia y pertenencia está siendo investigada.

    Los tres detenidos tienen orden de expulsión en vigor para su ejecución, en base a su actividad delictiva, según indicaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

    En los registros efectuados por la Policía en el curso de las investigaciones han sido recuperadas distintas cantidades de dinero, así como una amplia variedad de objetos que incluye joyas y teléfonos móviles.

    Fuentes de la Policía informaron de que los tres detenidos utilizaban diversas técnicas para apoderarse de las carteras de sus víctimas. En ocasiones se servían de alambres para abrir los bolsos y extraer subrepticiamente su contenido.

    También solían valerse de prendas de abrigo que movían hábilmente para ocultar los movimientos que realizaban cuando se acercaban a las víctimas elegidas. Una vez consumados los robos, abandonaban rápidamente los autobuses y probaban suerte en otros vehículos de transporte colectivo en horas de máxima afluencia de viajeros.