+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VERTEBRACIÓN DEL TERRITORIO, MOVILIDAD Y VIVIENDA

La DGA aumenta la bonificación de la AP-68 ante la obra de la N-232

El desvío de camiones por el desdoblamiento hace subir un 30% la partida / El Ejecutivo invierte 20,4 millones en cuatro años para rebajar los peajes

 

El peaje de Alfajarín de la AP-2, vía en la que el Gobierno de Aragón ha bonificado con casi 480.000 euros este año. - ÁNGEL DE CASTRO

F. MANTECÓN
14/02/2020

El Gobierno de Aragón ha incrementado la partida prevista para bonificar los peajes para vehículos pesados en la AP-68 hasta los 260.000 euros, dado el desvío de tráfico pesado que se está produciendo con el avance de las obras de desdoblamiento de la N-232, tanto en el tramo de Figueruelas a Gallur como entre esta localidad y Mallén. Unos trabajos que, si se cumplen los plazos actualmente previstos (lo que rara vez sucede en la obra pública, y particularmente en esta vía), terminarían este año y el que viene, respectivamente. Al menos Fomento no ha comunicado ningún retraso sobre la fecha actual a la DGA.

El efecto de las obras, que está llevando a los camioneros a optar por la autopista, ya se dejó notar el pasado ejercicio, cuando las bonificaciones abonadas para los peajes de vehículos pesados en esta vía sumaron 236.000 euros, cuando suelen rondar los 180.000. Por ello, la Dirección General de Carreteras, en el convenio publicado esta misma semana en el BOE, incrementó la partida máxima prevista (una estimación, ya que se abona según el uso) hasta los 260.000 euros, con los cálculos actualizados de los últimos ejercicios.

CONCESIÓN

Del mismo modo, la partida para la AP-2, que asciende en el último convenio hasta los 350.000 euros, era en los dos últimos años de unos 50.000 euros menos. Lo positivo en esta autopista es que, si los planes no cambian, este será el último ejercicio en el que el Gobierno de Aragón tendrá que aportar este dinero: el 31 de agosto expira el contrato de concesión con Abertis, y la idea es que la infraestructura revierta al Estado y pueda usarse como autovía.

De hecho, Fomento licitó, el pasado mes de noviembre, el estudio informativo para el proyecto de liberalización entre Zaragoza y El Vendrell (también para la autopista catalana AP-7), por un valor conjunto de 810.000 euros. El estudio implica valorar la conexión con las localidades que actualmente no tienen salida de peaje, para que la autopista pueda actuar como verdadera autovía en municipios que actualmente solo tienen conexión por la N-II. El futuro desdoblamiento de esta vía no está completamente descartado, pero perdería interés con esta autovía paralela.

De no haber cambios en estos planes, ni en los plazos del desdoblamiento de la N-232 (esto es más dificil), la DGA podría ahorrarse a partir del 2021 unas bonificaciones de peaje que llevan aplicándose desde el 2012 y que, en los últimos cuatro años, han supuesto un desembolso conjunto de 20,4 millones de euros, según los datos de la Consejería de Vertebración del Territorio.

Entre las dos vías, la DGA invirtió un total de 5.2 millones el año pasado, 200.000 más que el anterior, aunque lejos de los 5,8 millones de euros que llegó a dispararse esta partida en el ejercicio 2017. En estas aportaciones, la AP-68 viene superando con holgura a la AP-2 (3,2 millones frente a 2, el año pasado), aunque en esta última se paga más por los camiones, entre otras cosas porque se bonifica al 100%. En la AP-68, por contra, se paga el 75% –en el tramo entre Zaragoza y Gallur–, de los que la comunidad asume un 50% y el Estado, un 25%.

La mayor partida, eso sí, es en ambos casos para los vehículos ligeros, que se llevaron 2,9 millones en la AP-68 y 1,7 en la AP-2 el año pasado.

SINIESTRALIDAD

El director general de Carreteras del Gobierno de Aragón, Bizén Fuster, indicó que la subvención se mantiene «por los buenos resultados que está demostrando en la reducción de la siniestralidad», pero no ocultó el desahogo que supondrá, en breve, según desea, dejar de abonarla. Sobre todo porque siempre han considerado que, siendo infraestructuras estatales, no deberían correr por cuenta de la DGA. «Con el presupuesto que tenemos en la consejería, con estos más de cinco millones al año podremos hacer muchas cosas», afirmó. Por ejemplo, complementar el plan especial de inversión en carreteras que anunció para esta legislatura.

Fuster confió en que el desdoblamiento de la N-232 pueda estar solucionado «mucho antes» de que termine la concesión de la paralela AP-68, en el 2026. Restará desdoblar la N-232 de Zaragoza a Levante, un proyecto cuyo primer tramo, de El Burgo a Fuentes, se licitó en octubre.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla