+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Problemas en la gestión sanitaria

La DGA reconoce el retraso en las obras del futuro hospital de Alcañiz

Delega la responsabilidad en la «libre organización» de la empresa y reitera que se cumplirán los plazos. Pilar Ventura dice que se ha ejecutado un 8% del presupuesto pese a que la previsión era de un 19%

 

La consejera Pilar Ventura, ayer, durante la comisión en las Cortes. - CORTES DE ARAGÓN

Estado del edificio de hospitalización del futuro centro, a finales del pasado mes de febrero. - GOBIERNO DE ARAGÓN

ANA LAHOZ
16/03/2019

La consejera de Sanidad, Pilar Ventura, reconoció ayer la «ralentización» en las obras de construcción del futuro hospital de Alcañiz y explicó que, a fecha de finales de febrero, solo se había ejecutado un 8% del total del presupuesto asignado pese a que el contrato preveía un 19,2% entre el 2017 y el 2018. Ventura, que compareció en la comisión de Sanidad a petición del PAR, reiteró que «a pesar del retraso sobre el programa de trabajo, la obra sigue siendo perfectamente ejecutable» en el plazo previsto de 52 meses. «Aún quedan 36 meses, pero claro que nos preocupa la ralentización», insistió.

Entre los motivos a los que aludió la consejera para explicar los retrasos por parte de la Unión Temporal de Empresas (UTE) OHL-Dragados indicó retrasos administrativos y que, en verano, se produjeron incidencias como «lluvias torrenciales y la aparición de suelos inadecuados, blandos, que afectaron al ritmo» de los trabajos. «El Salud abona las cantidades a la empresa conforme se van terminando las obras y esta tiene total libertad de organización para que, en 52 meses, ejecute la obra al ritmo que mejor le convenga», dijo Ventura, que delegó así la responsabilidad del retraso en OHL Dragados.

Este diario intentó ayer, sin éxito, contactar con la empresa. Sobre la posibilidad y los rumores de que esta haya pedido al Salud ralentizar los trabajos para poder hacer modificaciones sobre el contrato, Ventura lo negó. «En ningún momento hemos recibido instrucción de ese tipo, se lo aseguro», les dijo la consejera a los diputados de la comisión.

SANCIONES

«Si la contratista pretendiera una revisión de su oferta y presentará una propuesta, se estudiaría y analizaría desde el punto de vista técnico. La empresa adquirió un compromiso de hacer la obra por 57 millones y eso no se puede rebatir», reiteró Ventura. Esta recordó que, en el caso de que OHL Dragados no cumpla los plazos, hay una sanción de 2.000 euros al día por cada jornada que supere el plazo de 52 semanas. También se contemplan penalizaciones por retrasos en el mantenimiento o en el pago de la contratista a las subcontratas. «No vamos a aceptar ningún tipo de presión. Si hubiera un retraso técnico que hiciera inviable cumplir con la obra sí podríamos rescindir el contrato, pero solo cuando se vea que es inviable. Ese momento no ha llegado y nadie lo deseamos», apuntó la consejera.

De este modo, Ventura reiteró que para diciembre del 2021 o enero del 2022 estará concluido y terminado el nuevo hospital de Alcañiz. Respecto a las partidas previstas para el centro, la consejera aseguró que «no corren peligro» y están «comprometidas» para la obra. «Es un crédito reservado y bloqueado para incorporarse presupuestariamente en las sucesivas cuentas y poder ir pagando a la empresa conforme entregue obras. No hay más problemas y no debería haberlos», dijo.

OCHO EMPLEADOS

La oposición achacó a Ventura que solo haya ocho trabajadores actualmente trabajando en la zona y le recordó que, hace unos meses, hubo una «espantada» de hasta 50 empleados. Ventura insistió en que esa cuestión «corresponde a la empresa» encargada. «A mí no me pregunten», respondió la titular. La portavoz explicó que, efectivamente, hay ocho empleados, más el oficial técnico y el jefe de obra, realizando el desencofrado de la estructura y preparando ferralla para un edificio.

Así, apuntó que en próximas fechas se prevé la incorporación de más trabajadores para hacer zanjas y la colocación de tubos para cimentar.

Berta Zapater (PAR) calificó el hospital de Alcañiz como «el de nunca acabar» y criticó a la DGA por «hipotecar» la gestión del siguiente Ejecutivo que entre al haber gastado apenas un 8% del presupuesto para el centro.

Por parte del PP, Carmen Susín, acusó a Ventura de «mentir» a la hora de recordar la privatización que pretendió el Gobierno de Rudi con el hospital de Alcañiz y negó que esa fuera la fórmula. «Usted es ahí la retorcida», le dijo Susín a la consejera. Esta respondió: «No voy a entrar ahí, ya quedó claro lo que querían», insistió.

Carmen Martínez (CHA) y Olvido Moratinos (PSOE) defendieron la gestión pública y los plazos, Marta Prades (Podemos) criticó los retrasos y Susana Gaspar (Ciudadanos) señaló que los datos «son tozudos» y recalcó la escasa ejecusión en la obra.

   
2 Comentarios
02

Por blasin 10:02 - 16.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

De todos es sabido, que esas dos empresas acuden a cualquier incidencia para ir a renovar precios. (Eso no ocurre en las empresas privadas). Y el motivo muchas veces son los proyectos, que por ganar el concurso, con cuatro planos vale,sin meterse a fondo con lo que hay que ejecutar. Y las empresas lo aprovechan para elevar precios. (No quiero decir que ese sea el caso) Hay muchos ejemplos

01

Por Coocun 8:48 - 16.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Mal vamos si se deja actuar a su libre albedrío a la empresa privada. Parece ser que, esté quien este en los gobiernos, casi siempre se tarda una montonada de años en hacer una obra pública, La celeridad, eficiencia y seriedad, no están contenida en las directrices ideológicas de los partidos políticos. Parece ser que, solo los negocietes de unos cuantos ; se tramitan y ejecutan rápidamente, los ciudadanos a la cola.