+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cada día se producen 28.000 transbordos en las líneas de bus

Los que genera el tranvía se reducen a 8.000 diarios

 

C. GOMAR
17/01/2018

La llegada del tranvía a Zaragoza provocó que se reordenaran las líneas de bus, adaptándolas al recorrido del Urbos 3. Este cambio obligó a los usuarios del autobus a modificar sus hábitos después de que las rutas que discurrían en paralelo al convoy dejaran de funcionar modificando su recorrido. El resultado fue la mayor necesidad de realizar transbordos. Según el diagnóstico efectuado con motivo de la modificación del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), en las líneas de autobús se producen diariamente –día laborables– 28.000 transbordos, que bien pueden ser entre buses o con el tranvía.

En cambio, la línea del tranvía tan solo genera unos 8.000 intercambios diarios, principalmente del convoy a un autobús público.

Entre las conclusiones del diagnóstico destaca que los zaragozanos son «reacios a transbordar», quizá, añaden, por la falta de hábito o porque la percepción de que los tiempos de espera son más prolongados. Precisamente, esta fue una de las principales quejas de los usuarios cuando se aprobó la modificación de los recorridos de las líneas.

Entre los barrios en los que más intercambios se producen se encuentran La Almozara, Parque Roma, el Centro y el Actur.

El autobús sigue siendo el transporte público preferido por los zaragozanos. El año pasado transportó a 89 millones de viajeros, frente a los 28 del Urbos 3. Supone un incremento del 11,25% más y del 0,98%, respectivamente.

El informe presentado en el marco de la revisión del PMUS destaca la amplia red de carriles bus que existen en la ciudad, con un total de 70.250 metros destinados a uso exclusivo de autobuses y taxis.

En cambio, también saca a relucir cuestiones pendientes, como la regularización semafórica, de la que carece este servicio. La consecuencia directa es que las frecuencias varían según el tráfico. Además, los conductores se enfrentan a otro problema: los coches aparcados en doble fila, sobre todo en determinadas calles.

Incluir esta medida permitiría realizar en menor tiempo las rutas, mejorando así las frecuencias. Este es uno de los principales objetivos del área de Movilidad y una de las constantes reivindicaciones de los usuarios.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.