+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SUSANA GASPAR, PORTAVOZ DE CS EN LAS CORTES DE ARAGÓN

«Doy un paso al lado dejando una sociedad un poco mejor»

 

Gaspar fue la candidata de Ciudadanos a la Presidencia de Aragón en el 2015. - ÁNGEL DE CASTRO

A. IBÁÑEZ
27/01/2019

–El pasado miércoles anunció su intención de no repetir como candidata de Ciudadanos a las Cortes. ¿Cómo tomó esa decisión?

–Era una decisión que debía tomar con la familia. Le hemos dado muchas vueltas y después del puente de diciembre me reuní en Madrid con la dirección del partido y les trasladé el deseo, si me dejaban, de dar un paso al lado y no presentarme para encabezar la candidatura. Me pidieron discreción y tiempo para organizar y replantear la situación. Tras dar ese tiempo, lo he hecho público.

–Aunque es una decisión personal, ¿cree que la dirección también la veía con buenos ojos?

–El partido ve con buenos ojos mi decisión cuando la planteo yo. Es una decisión estrictamente personal basada en las prioridades de este momento de mi vida. De hecho, agradezco al partido que haya aceptado mi voluntad y no me haya puesto dificultades.

–Además de esas motivaciones personales, ¿ha habido discrepancias con el partido?

–En absoluto. Comparto plenamente el rumbo que Ciudadanos ha tomado y la estrategia que tiene. En el partido siempre se ha estado abierto a la atracción de talento. No solo ahora, sino en anteriores convocatorias. En el 2007 ya se presentó como independiente al Parlamento catalán Carina Mejías; y en las europeas han estado Xavier Nart, Juan Carlos Girauta o Elsa Punset. Todos veníamos además del ámbito social y empresarial sin trayectoria política. El partido nos permitió dar un paso adelante porque está abierto a la captación de talento y de profesionales, sin intención de hacer de la política su vida, sino con la intención de aportar los valores que cada uno tenemos. Gracias a esta estrategia pude participar de la vida política aragonesa y seguiré haciéndolo, aunque no encabece la candidatura. Y sigo siendo miembro de la ejecutiva nacional, con responsabilidad en el área social y sigo como portavoz autonómica. Eso de momento se va a mantener.

–¿No le parece injusto que se apueste por un perfil independiente cuando usted llegó con el partido recién creado y lo ha dejado muy consolidado y con una fuerte presencia institucional?

–No, porque que llegue savia nueva procedente de otros ámbitos solo refuerza los equipos.

–¿Le ha parecido bien que en pocas horas tras su anuncio ya se postularan varias personas? ¿Apoya a alguna?

–Era previsible que en el momento en que empezáramos a hablar de primarias iban a salir personas. Permítame que no me posicione a favor o en contra de ningún candidato. Para empezar porque ni siquiera se ha abierto la convocatoria oficial. Sería muy injusto.

–¿Conoce algún otro aspirante posible?

–No conozco a ninguno, pero los estatutos permiten que puedan presentarse más afiliados. Animo a que se presenten los que consideren que están capacitados para presidir Aragón y pilotar el proyecto de Ciudadanos y los afiliados elegiremos libremente.

–¿Después de mayo, con quién se sentiría usted más cómoda pactando, con el PP o el PSOE?

–Veo a Ciudadanos liderando el cambio que Aragón necesita, como estamos haciendo ahora en Andalucía. Yo planteo la pregunta al revés, quién se sentiría más cómodo gobernando con nosotros. Porque nuestra intención es ganar las elecciones y luego llegar a acuerdos programáticos.

–Se dice que hay un pacto con el PSOE para el Pignatelli y el Ayuntamiento de Zaragoza...

–Esto se hablará en los mentideros, pero nosotros no jugamos a la política ficción. Tenemos los pies en el suelo y no pactamos hasta que no se abran las urnas. Acuerdos previos, ninguno.

–¿Le incomoda que Vox apoye un Gobierno de Ciudadanos, como ha pasado en Andalucía?

–Nuestro acuerdo es con el PP. Siempre llegaremos a acuerdos con partidos centristas y centrados, constitucionalistas y no llegaremos a pactos con populistas. Lo seguimos manteniendo. No hablamos de izquierdas y derechas, sino de centralidad, Constitución y europeísmo. Aquellos que se encuentren fuera de esa centralidad no son partidos con los que llegaremos a acuerdos.

–¿Qué balance hace de esta legislatura a punto de terminar?

–Ha habido un Gobierno socialista cuyo único objetivo era mantener el acuerdo con una coalición de izquierdas y con la verdadera oposición no ha querido dialogar salvo en el acuerdo de Sucesiones. Es una legislatura perdida. Aragón necesita avances y acuerdos que nos permitan modernizar la educación, el sistema sanitario y la economía. Lambán solo ha puesto en marcha proyectos que ya le venían dados. No ha sido activo ni valiente para traer la verdadera revolución que necesita Aragón. Se ha limitado a recoger los proyectos madurados en anteriores legislaturas o que le ha dado el tejido empresarial. Quería reformar la arquitectura mastodóntica de nuestras instituciones y la ha cerrado con una ley de capitalidad hecha con nocturnidad y alevosía intercambiando cromos con Podemos sin permitir hablar al resto.

–Rivera y Cs sacaban pecho de que eran de centro. ¿Se han derechizado?

–Seguimos manteniendo un papel centrista, liberal en lo económico y progresista en lo social. Los servicios han de garantizarse a todos los individuos con independencia del lugar en el que vivan, y que todos tengan los mismos derechos, vivan donde vivan. Defendemos la unión de los españoles y el ordenamiento jurídico. Nos sigue preocupando la situación de Cataluña y hay que trabajar para respetar la Constitución y los derechos de todos los catalanes, no como hace el actual presidente, gobernando solo para los independentistas.

–¿Sigue siendo un problema la implantación en el medio rural?

–Mi compañero Ramiro Domínguez, secretario de organización, ha hecho un trabajo excepcional. Tenemos implantación en todas las comarcas aragonesas y eso implicará representación en muchos municipios. Lo más importante es que todos los aragoneses con interés por nuestro proyecto y propuestas tienen cerca un grupo local de trabajo al que acercarse y con el que compartir inquietudes.

–¿Se lleva muchas decepciones de estos cuatro años en primera línea?

–Nunca había pensado entrar en política hasta que vi un proyecto que me ilusionaba, pero no entré con afán de ser política. He aprendido mucho, he descubierto muchas cosas y no tenía expectativas porque me adentraba en un terreno absolutamente nuevo para mí. Pero con muchas ganas de aportar para dejar un futuro mejor a mis hijos. He aprendido poquito a poco y creo que nuestra aportación ha servido para mejorar aspectos de la vida de muchos aragoneses y hemos puesto los cimientos para dejar una sociedad mejor, con un Aragón con más oportunidades de trabajo y de futuro. En la próxima legislatura seguiremos.

–¿Dónde seguirá?

–Ya he dicho que no dejo la vida pública, solo doy un paso al lado. Veamos cómo se desarrollan las primarias, qué candidatos salen elegidos y a partir de ahí valoraremos con la dirección del partido cuál es la ubicación en la que puedo aportar más al partido y a los aragoneses.