+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TESTIMONIO

"Estuve 50 días en coma"

Miguel Lierta se recuperó de un ictus que le encharcó tres cuartas partes del cerebro "Mi vida ha cambiado a mejor", dice

 

Miguel Lierta sufrió un ictus hace diez años del que se ha recuperado. - Foto: JAIME GALINDO

J. O.
29/10/2012

"Suena a barbaridad, pero a mí me ha cambiado la vida a mejor porque las secuelas apenas son visibles y antes trabajaba en Correos, tenía una frutería en el centro y 20 hectáreas de tierra y ahora, en cambio, me dedico a mi familia, a la asociación y luego al resto del mundo". Miguel Lierta reconoce sentirse afortunado. Hace diez años sufrió un ictus que le mantuvo casi dos meses en coma y que estuvo cerca de costarle la vida. "Salía de casa y empecé a no ver bien, me fallaban las fuerzas y estaba mal. No estaba lejos de casa, así que conseguí subir y le dije a mi mujer que no me encontraba bien, por lo que me subieron en un coche al Miguel Servet. El diagnóstico estaba claro: había sufrido un infarto cerebral", recuerda.

A partir de ahí, la lucha por la vida. "El ictus hemorrágico me había encharcado tres cuartas partes del cerebro, pero me salvaron la vida aunque me quedé como un niño y tuvieron que volver a enseñarme a andar", apunta Miguel.

El shock y la tristeza iniciales dieron paso a la angustia cuando a Miguel, de 57 años, se le concedió el alta. "En el hospital estás y te sientes muy protegido, pero el palo es cuado te mandan a casa porque sabes que has sufrido algo muy grave".

La terapia se encargó de que, poco a poco, volviera a andar e incluso a conducir. "Estuve tres años sin hacerlo y me sigo trazando mis recorridos en la mente, aunque quizá no es el más corto, pero es el que me dice el cerebro". Pero hubo otro factor clave en la recuperación de Miguel. "En el 2004 entré en la asociación y ayudar a los demás te hace funcionar el cerebro y te ayuda a seguir trabajando". Ahora, Miguel es secretario de la Asociación Ictus de Aragón, que reúne ya a más de 500 socios.

Pero hay secuelas "aunque no son visibles". El sangrado se reabsorbió y el tratamiento funcionó, pero "los rehabilitadores dicen que mi cerebro ignora la parte izquierda, que es la que se ocupa, entre otras cosas, del equilibrio y la derecha de aspectos como el habla".

   
1 Comentario
01

Por Inmita 8:54 - 29.10.2012

Mucho cartelito informativo y mucha red de nosequé pero a la hora de la verdad... si te hacen una operacion cornoraria de alto riesgo no se molestan ni en mirar si te has quedado bien asi que las primeras 48 horas decisivas... ja,ja,ja. Y luego tienes que perseguir a medio hospital para que hagan un puñetero TAC porque encima todos niegan la evidencia (mala suerte, que no fuera algo fisico muy evidente). Por ultimo a casa sin ninguna orientacion y apañatelas como puedas y buscate la vida para rehabilitacion. Vale que firmes un papel asumiendo los riesgos de la operacion, pero eso no quita para que luego se tuviera que hacer un seguimiento preventivo. Vamos, que firmas y se lavan las manos. Lo dicho, si te tiene que dar un Ictus reza porque sea en la calle, que parece que asi al menos te tienen mas en cuenta. Y todo esto, antes de los recortes...