+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DERECHOS Y GARANTÍAS DE LA PERSONA

Eutanasia y sentido común

Las Cortes y el Ayuntamiento de Zaragoza se han posicionado a favor de la despenalización del suicidio asistido H Los partidos piden más difusión sobre la Ley de Muerte Digna de Aragón del 2011

 

Iniciativa a debate 8 Las diputadas Patricia Luquin (IU) e Itxaso Cabrera (Podemos), a la derecha, en las Cortes. - EL PERIÓDICO

ANA LAHOZ
08/10/2017

Era el 2011 cuando Aragón aprobó, en el pleno de las Cortes, la proposición de ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona en su proceso de muerte, más conocida como la Ley de Muerte Digna. La iniciativa partió del excoordinador general de Izquierda Unida de Aragón (IU) y exdiputado autonómico Adolfo Barrena. PSOE, PAR y CHA apoyaron la mayor parte del texto, mientras que el PP votó en contra. Desde entonces, a la norma le ha faltado empuje, desarrollo y más información de cara a la galería. De hecho, hay muchos aragoneses que desconocen que la comunidad dispone de esta ley.

En las últimas semanas, las Cortes de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza se han posicionado, por separado, a favor de la despenalización de la eutanasia y del suicidio médicamente asistido. Las reacciones institucionales se han producido cuando, a nivel nacional, el Congreso ya ha iniciado la tramitación de una nueva Ley de Muerte Digna en España, un anhelo reivindicado desde hace años por la organización Derecho a Morir Dignamente (DMD).

En las Cortes de Aragón, la iniciativa fue presentada por Patricia Luquin (IU) e Itxaso Cabrera (Podemos) y el texto que se sometió a debate en la cámara aragonesa acabó recibiendo el apoyo del PSOE y de CHA, la abstención del PAR y Ciudadanos (C’s) y el voto en contra del PP. En él, entre otras cosas, se insta al Gobierno de Aragón a ampliar la formación continuada específica de los profesionales de la sanidad sobre el proceso del final de la vida, la enfermedad terminal y los cuidados paliativos. También la implantación obligatoria, en todos los servicios clínicos del Salud, de protocolos de analgesia, sedación y sedación terminal.

Voluntades anticipadas

Además, en la iniciativa aprobada se solicita el incremento del número de Equipos de Soporte para Atención Domiciliaria (ESAD) y la «obligatoriedad» de explicar qué es el documento de Voluntades Anticipadas (DVA) a todos los pacientes con una enfermedad incurable. Así, el texto apuesta porque la asociación Derecho a Morir Dignamente de Aragón forme parte del Comité de Bioética de la comunidad autónoma.

Por su parte, el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza también pidió a la DGA, con el voto favorable de ZeC, PSOE y CHA, la abstención de Ciudadanos y el voto en contra del PP, la despenalización de la eutanasia y el suicidio asistido. En defensa de la iniciativa, Luisa Broto (ZeC) consideró que hay «un consenso médico» y llamó la atención sobre la Ley de Muerte Digna de Aragón, «que no está lo suficientemente traspuesta».

Según fuentes de Sanidad, en Aragón se han tramitado unos 8.000 documentos de voluntades anticipadas desde la puesta en marcha del documento.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.