+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CINCO DÍAS DESPUÉS DEL INCIDENTE EN HUESCA

Fallece el hombre agredido en las fiestas de San Lorenzo

Muere un día después de que su atacante se entregara y entrara en prisión

 

Acceso al hospital Clínico de Zaragoza. - LAURA ROMEO

EL PERIÓDICO
18/08/2019

El hombre de 39 años agredido durante las fiestas de San Lorenzo el pasado lunes falleció ayer a las 10.00 horas tras varios días en coma inducido después de que ingresase con pronóstico grave en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Clínico de Zaragoza, hasta donde fue trasladado de urgencia. El agresor, de 28 años, sigue encarcelado en la prisión de Zuera desde anteayer, el mismo día que se entregó a la policía. Así, su víctima ha perecido pocas horas después. Mientras, el Ayuntamiento de Huesca, a través de su cuenta oficial en Twitter, trasladó su «más sentido pésame a la familia y amigos». Varios concejales transmitieron el mismo mensaje a través de esta red social, como Enrique Novella o Gerardo Oliván. Hoy se celebrará en la capital altoaragonesa un minuto de silencio.

El responsable de la agresión se entregó este pasado viernes en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, y tras ser puesto a disposición judicial, ingresó en prisión provisional, investigado (ahora llamado imputado) por un delito de lesiones graves. Aunque ahora se añade a la causa el fallecimiento de su víctima.

Cinco días ha estado ingresado, en coma inducido, en la UCI del hospital Clínico, al que le trasladaron desde que fuera localizado en la calle de San Lorenzo, en la zona del Tubo de Huesca, a las 6.00 horas del pasado martes, 13 de agosto. El hombre se hallaba inconsciente y con un fuerte golpe en la cabeza y su agresor se había dado a la fuga, sin que ningún testigo pudiera aportar ningún dato sobre el responsable o cómo se produjeron los hechos.

Pero las pesquisas policiales permitieron determinar después que el ataque había sido por sorpresa, sin discusión previa entre el agredido y el agresor y, al parecer, sin motivo aparente. Este ultimo, que iba en un grupo, al parecer golpeó a la víctima, a la que no se ha podido determinar si conocía de algo o no, y al comprobar que estaba herido de gravedad abandonó el lugar.

Los agentes pudieron reconstruir los hechos y averiguar la identidad del agresor, y organizaron un dispositivo especial para intentar detenerlo. Pero al conocer este cerco policial, el joven decidió entregarse por voluntad propia en comisaría. El juez decretó su ingreso en prisión a la espera del avance de la investigación pero ahora, un día antes, su víctima ha fallecido.