+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Homenaje a los asesinados durante la guerra civil y el franquismo

Las familias republicanas exigen "verdad y justicia" al Gobierno

Ayer se recordó en el cementerio la instauración de la segunda República. Los familiares piden que la Ley de Memoria Histórica se revise y se aplique

 

colocaron claveles rojos y blancos en los agujeros de las balas en las tapias de fusilamiento. -

Las familias republicanas exigen "verdad y justicia" al Gobierno -

CARLOTA GOMAR
14/04/2014

Agosto de 1936. El ferrocarril está llegando a la estación de la Almozara, donde ahora lucen los edificios de la Expo. Se escucha una pregunta: ¿Francisco Álvarez Vallés va en este tren? Sí, era el conductor y el padre de María Libertad Álvarez que ayer acudió al homenaje a los republicanos caídos. Entonces ella, "una niña de la posguerra", tenía cuatro años y su padre, con 34 años, fue directo al calabozo "por rojo".

"Entonces era escoria", decía María Libertad entre lágrimas de rabia, impotencia y recuerdos, mientras golpea con su bastón la tierra. Junto a ella, más de un centenar de personas recordaron que "hubo tiempos mejores donde se defendían los valores" y exigieron "verdad y justicia". Con claveles blancos y rojos, puño en alto y cantando el himno republicano, depositaron sus flores en los agujeros de bala de las tapias de los fusilamientos.

Desde el 2010 cada año se celebra la instauración de la segunda República junto al monumento conmemorativo a las víctimas del franquismo y la guerra civil. Era la primera vez que María Libertad acudía. El acto le pilló por sorpresa "y no he podido resistirme a quedarme". Emocionada portaba claveles blancos y recordaba como un día su madre le dijo que tenían que esperar en la puerta del Carmen al autobús de presos en el que iría su padre. "Solo quiero morirme para preguntarle a Dios por qué mi padre se merecía eso y mi madre, que tuvo que mantenernos trabajando en la antigua fábrica de lejías".

En España hay "2.383 enterramientos clandestinos con 45.000 personas" recordó el presidente de Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Aragón, Enrique Gómez. "Resulta más fácil hablar de dinosaurios y de la Edad Media que de la Guerra Civil", apuntó. Ayer, lanzaron "un grito de rabia" ante un momento político en el que "la distancia entre las instituciones y las familias" cada vez es mayor, denunció Gómez que solicitó que se revise la transparencia en la Ley de la Memoria Histórica.

El homenaje le despertó recuerdos a María Libertad que confesó que quiere "armarme de valor para ordenar todas las cartas que mi padre nos envío desde la cárcel". "Un día fui a verle y me dijeron que estaba en libertad, lo habían fusilado". Era diciembre del 36.

 

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla