+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PALABRA DE HONOR

Gracia Mosteo: "Pasé cinco años parando en las 'casitas con luces"

Hoy presenta en la Biblioteca de La Almunia (20.00 h.) la reedición de su poemario 'Blues de los bajos fondos'. José Luis es profesor y escritor aragonés, residente en Madrid. Dotado de un estilo personalísimo de profundo calado.

 

José Luis estará hoy en La Almunia con su libro. - Foto: SERVICIO ESPECIAL

JOAQUÍN CARBONELL
26/07/2013

--Hoy es un milagro reeditar un libro.

--Sin duda. Para mi sorpresa el libro siempre ha estado vivo. Y eso que no tuvo una buena salida...

--¿Qué quiere decir?

--Que cuando lo presentamos en Calatayud, el ayuntamiento tuvo la gentileza de regalar algunos ejemplares a los asistentes y algunos de éstos, lo miraban un poco por encima y lo dejaban.

--¿Tanto les asustaba el tema?

--Bueno, es la historia real, muy descarnada, de doce putas. Un relato poético en una especie de jácara, con la intención de recuperar esa poesía popular que habla de algo muy a ras de suelo.

--Hombre, sin duda relatar las vidas de unas prostitutas casi es periodismo de investigación.

--Sí, porque detrás de esas historias hay cinco años de trabajo, de recorrerme la ruta Madrid-Barcelona, parando en las casitas con luces de colores... Un poco como Conrad cuando escribió aquella excursión a la selva en pos de los salvajes y que dio lugar a la película que todos conocemos como Apocalypse Now. Yo he navegado por un río de asfalto...

--Una investigación que intuyo poco cómoda.

--Incluso peligrosa. Cuando los que estaban detrás de las barras en esos puticlubs me veían tres veces sin consumir, es decir, sin hacer uso de las chicas, ya se mosqueaban.

--¿En serio?

--Por supuesto. Hubo momentos muy tensos en que me pregunté por qué me había metido en esos jaleos. Una vez me acompañó un amigo periodista y nos pincharon las ruedas, y al ver a uno de esos matones se le aflojaron las piernas y se echó a llorar.

--¿Hace falta tanto riesgo para escribir un libro de poemas?

--Por la inconsciencia que tenemos a veces los aragoneses...

--La tendrá usted. A mí no se me ocurriría jamás...

--(risas) Tienes razón, la inconsciencia es solo mía... Fue un impulso, un deseo de tratar en poesía temas de personajes perdedores, reales. El romance siempre habla de reyes y señores feudales y aquí hablamos de estas mujeres tan bien descritas por escritores como Valle Inclán, de esa sociedad a veces escondida...

--¿Sabe si las protagonistas han leído su libro?

--Lo desconozco. Lo que sí es cierto es que cuando se publicó recibió una crítica muy loable en un periódico de tirada nacional y le dio alas, lo propulsó. De ahí esta reedición.

--En efecto, el poemario es muy abierto, muy crudo.

--Con expresiones en spaninglish, o en lunfardo, en tantas lenguas como hablan las nacionalidades de estas chicas.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.