+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SUCESOS

Herido grave un bebé de 16 meses al incendiarse su habitación

Ingresa en la UCI del Servet con quemaduras de primer y segundo grado

 

El incendio ocurrió en el número 6 de la calle Somport. - Foto: JESÚS CISNEROS

EL PERIÓDICO
27/10/2013

Un bebé de 16 meses sufrió quemaduras que obligaron a hospitalizarlo en el Royo Villanova al declararse un incendio en la habitación en la que se encontraba mientras jugaba en ella un grupo de niños de entre tres y cuatro años.

El niño fue trasladado a última hora de la tarde al hospital Miguel Servet, en cuya UCI quedó ingresado. Según explicaron fuentes del Gobierno de Aragón, el bebé presentaba quemaduras de primer y de segundo grado. Su estado estaba considerado como grave.

El incendio se declaró en torno a las cuatro y media de la tarde en la vivienda que ocupa la parcela del número 6 de la calle Somport, en el Picarral.

Según explicaron fuentes de los Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza, las llamas prendieron en un colchón sobre el que uno de los niños estaba jugando con un mechero. El fuego se extendió rápidamente por la cama y provocó heridas al bebé en la pierna.

El pequeño fue rápidamente evacuado por miembros de su familia al hospital Royo Villanova, en el que quedó ingresado para ser tratado de las quemaduras que había sufrido.

También tuvo que ser atendida la madre del bebé, que sufrió una indisposición como consecuencia de los nervios y la tensión que le provocó el incidente.

La habitación quedó totalmente calcinada en apenas unos minutos debido a la alta inflamabilidad de los muebles y las ropas que se encontraban en su interior.

El siniestro hizo que muriera asfixiado un perro que se encontraba en el cuarto.

 

DISPOSITIVO Los bomberos, que recibieron el primer aviso a las 16.38 horas y llegaron a la vivienda en apenas unos minutos, desplazaron a la parcela un tren de ataque compuesto por un vehículo autoescala, un tanque, una ambulancia --su intervención no fue necesaria al haber trasladado ya los familiares al pequeño y a su madre-- y un coche de coordinación.

Los bomberos apagaron rápidamente las llamas, aunque permanecieron en la vivienda hasta pasadas las seis de la tarde para asegurarse de que el incendio no podía reavivarse.

 

RESCOLDOS Así, fueron destapando y removiendo los objetos que se encontraban en el cuarto hasta descartar por completo la presencia de rescoldos que pudieran provocar que se declarara un nuevo siniestro.

Posteriormente, ventilaron toda la vivienda hasta que esta pudo ser ocupada de nuevo por la familia. Los bomberos dieron el servicio por completamente cerrado a las 18.14 horas.