+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Actividad judicial en Zaragoza

El hermano del acusado, testigo de cargo del crimen de Las Fuentes

  •  

    El acusado, poco antes de empezar el juicio en la Audiencia. - Foto:ROGELIO ALLEPUZ

    J. M. PEREZ BERNADJ. M. PEREZ BERNAD 09/11/2004

    El hermano de René Alvarez Camón, para quien el fiscal solicita 30 años de prisión por el asesinato de Yolanda Monleón y el incendio del piso de ésta el 18 de noviembre del 2002, fue ayer el principal testigo de la acusación en el juicio que se celebra en la Audiencia de Zaragoza.

    Diego, que vivía entonces con el inculpado, declaró ante el tribunal que éste llegó a casa con el pantalón del chandal manchado de sangre, se bañó y se deshizo de algunas pruebas que podían involucrarle en el crimen.

    René había manifestado previamente que no había visto ese día a la víctima y que, a la hora del crimen estaba en su casa --"sólo bajé un momento a recoger el correo del buzón"--. Asimismo, negó que se hubiera duchado esa noche y que lavara la ropa.

    Los hechos ocurrieron en la vivienda de la víctima en el barrio de Las Fuentes. Yolanda fue atacada presuntamente por su expareja, que le asestó más de 120 puñaladas. El homicida intentó borrar cualquier vestigio de su presencia prendiendo fuego al piso antes de huir. No obstante, la Policía encontró una serie de pruebas que condujeron a la detención de René al día siguiente.

    El sospechoso y la víctima habían convivido durante cerca de un año, hasta que ambos se separaron después de que la mujer sufriera una agresión y el juez decretara medidas de alejamiento.

    DESMENTIDO El acusado intentó ayer exculparse y negó cualquier relación con los hechos. Sin embargo, su hermano señaló que aquél se había ausentado de la vivienda entre las 21.30 y las 22.30, hora del crimen, y que, cuando regresó, lavó su ropa y todos sus efectos personales y se duchó. Asimismo, volvió a salir de la casa con una bolsa que no llevaba cuando regresó.

    "Empecé a temer que había ocurrido algo raro cuando le vi fregar todo el piso, incluido el ascensor", explicó Diego a preguntas del fiscal y del abogado de la acusación, Alfonso Bayo.

    Por otra parte, un amigo del inculpado declaró que el día de los hechos, cuando paseaba con éste por la calle de Salvador Minguijón, se cruzaron con Yolanda, a quien acompañaba un joven. "De acera a acera, Yoli le puso a parir y él le contestó. Cuando nos fuimos, el siguió insultándola. Estaba muy quemado y tenía una paranoia contra ella", explicó.

    Según los testimonios presentados en el juicio, René había repetido en varias ocasiones que si Yolanda "no era para él, no era para nadie". Asimismo, intentó intimidar a un amigo de la víctima con el que ésta había mantenido una relación sentimental años antes y le envió mensajes. "A ver si controlas a tu puta. Como la coja yo no la montarás más", decía uno de ellos.

    En su huida de la vivienda tras el crimen, el asesino se olvidó de un walkman con una cinta de Manzanita dentro. El aparato se lo había prestado un amigo a René, quien tenía en su casa la caja de la citada cinta.

    Por otra parte, cuando el autor del crimen abandonó el lugar de los hechos a través de una ventana dejó dos huellas de sangre, que coincidían con el dibujo de unas botas que pertenecían al acusado.

    El juicio, en el que el letrado de la defensa, Lorenzo Soláns, solicita la absolución, continuará hoy en la Audiencia con la presentación de las pruebas periciales.

     
     
    Escribe tu comentario

    Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
    Accede con tu cuenta o regístrate.

    Recordarme

    Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

    Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

     
     
  •