+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Pina de Ebro

Un homicida en libertad condicional, detenido por el crimen de Pina

 

Un homicida en libertad condicional, detenido por el crimen de Pina -

EL PERIODICOEL PERIODICO 29/04/2004

El principal sospechoso del crimen de Pina estaba en libertad condicional, tras cumplir una condena en prisión, por el asesinato de un homosexual en Huesca hace diez años. Rafael M. C., de 27 años, y empleado de una empresa de seguridad, fue detenido el lunes por la Guardia Civil de Zaragoza por su presunta implicación en la muerte de Pedro L. J. C., de 35 años, un vecino de la localidad, del que se conocían su condición gay y que acostumbraba a celebrar fiestas en su casa. Según ha podido saber EL PERIODICO, la Policía Judicial también mantenía arrestadas ayer a otras dos personas por su presunta relación con este crimen.

El cuerpo de Pedro L. J. C. fue hallado en su cama, todavía con vida, atado de pies y manos, con un fuerte golpe en la cabeza que le desfiguró la cara, y una mano necrosada, que tuvo que serle amputada. La víctima falleció cinco días después en el hospital Clínico de Zaragoza.

Los agentes de la Benemérita barajaron, entre otras líneas de investigación el móvil sexual y centraron sus pesquisas en el entorno social del fallecido. En el lugar del crimen también se hallaron huellas y otros objetos que ayudaron a centrar al sospechoso y que podrían convertirse en pruebas incriminatorias.

El pasado lunes, los agentes tenían ya identificada a esta persona y le detuvieron en Zaragoza. Resultó ser Rafael M. C., un empleado de una empresa de seguridad de 27 años, que en 1994 estuvo implicado en un asesinato en Huesca, y por el que fue condenado a 26 años y 8 meses de prisión.

CINCO HACHAZOS En aquella ocasión, la víctima fue Manuel Zapater Carilla, un taxidermista oscense de 67 años, con el que mantenía relaciones sexuales, y que falleció a consecuencia de los cinco hachazos que recibió en la cabeza. Además fue rematado de una puñalada en el corazón.

Rafael M. C. tenía entonces 18 años y según declaró durante el juicio, sólo pretendía asustar a Zapater para que le dejara salir de la casa en la que le había encerrado y violado dos veces. También aseguró que cuando tenía 16 años, Zapater le iba a buscar al colegio, le llevaba a casa y le obligaba a mantener relaciones sexuales.

El juez no tuvo en cuenta sus argumentos, ya que consideró probado que ambos habían mantenido "relaciones homosexuales consentidas" en muchas ocasiones.

Durante la vista, los peritos calificaron al joven de "mentiroso patológico" y apuntaron que tenía una relación ambivalente "de afecto y repulsión" con la víctima. Asimismo, le diagnosticaron un trastorno psicótico, con graves alteraciones del control de los impulsos, y una personalidad border line (capacidad intelectual límite), que le dificultaba la reflexividad y el aprendizaje de normas, y se traducía en conductas antisociales.

DILIGENCIAS Aunque Rafael M. C. figura como el principal sospechoso del homicidio de Pina de Ebro, la Guardia Civil tenía detenidas ayer a otras dos personas, de las que no trascendió su grado de implicación en los hechos, ya que las diligencias han sido declaradas secretas.

Se da la circunstancia de que cuando Rafael M. C. fue detenido por el crimen de Huesca, iba en compañía de otras dos personas que también fueron arrestadas.

Los tres viajaban en un coche propiedad del taxidermista, al que una patrulla de Tráfico le echó el alto tras cometer una infracción de tráfico en la carretera N-330. Esta intervención policial permitió descubrir el cadáver de Zapater, que llevaba dos días muerto y nadie había notado su ausencia.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla