+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Ibarretxe, Puigdemont y las leyes gravitatorias

 

Juan Bolea Juan Bolea
02/02/2018

La fragmentación y aceleración de la información en nuestro mundo on line tiene de malo que la noticia, por tremenda que sea, dura poco, y pronto, antes que después, es sustituida por otra. Durante algún tiempo esa noticia que tanta alerta causó permanece en la memoria del lector, del espectador, pero su brillo ha comenzado a declinar, siendo su extinción cuestión de tiempo.

Un poco lo que le está sucediendo a la estrella enana de Puigdemont.

El expresident lleva cuatro meses fugado, los mismos que Junqueras en prisión. Todo el esfuerzo de Puigdemont ha ido orientado a mantener el foco sobre sí, las televisiones, las cámaras, mientras el mundo mediático se olvidaba del líder de Esquerra, no digamos ya de los Jordis... Pero ni siquiera la luz del plató permanente en que vive el candidato de PDECat ha sido suficiente para iluminar su futuro.

Simplemente, porque no había. Porque las estrellas no le iluminaban, como a Bunbury, y porque la luz de la historia no se había encendido para él.

Tampoco, si recuerdan, para Ibarretxe, cuya estrella enana se ha extinguido, habiendo dejado en el universo en recesión de la política vasca un agujero negro. ¿Qué fue de aquel astronauta que desafió las leyes gravitatorias? Quiso Ibarretxe descubir nuevos mundos, más allá de la galaxia constitucional, y le tomó el gusto a flotar en el espacio sideral, atado a la nave española por un delgado cable, hasta que el perno constitucional se soltó y el nuevo Spock se desvaneció en las sombras de la noche eterna.

¿Sucederá lo mismo con Puigdemont, igualmente el huido expresident se alejará de la tierra en un globo demasiado hinchado? A tenor de sus propias reflexiones, sí. Cuando un político cualquiera habla de traición de los suyos, de ser víctima de un sacrificio, cuando se siente abandonado y solo, casi perdido, como en aquella canción que no era de Bunbury, es que su brillo comienza a apagarse y a torcerse el rumbo hacia la inmensidad de la nada.

Dentro de un año y de dos, su actualidad estará ligada a su proceso penal. Dentro de cinco, casi nadie lo recordará.

La historia, ese universo vacío que los hombres se esfuerzan inútilmente por llenar, reservará para Puigdemont el mismo espacio que para Ibarretxe. Dos capítulos enmarcados en el final de la Transición y del bipartidismo, del terrorismo y la crisis. Poco más.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.

   
4 Comentarios
04

Por Esloquehay 20:32 - 02.02.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Estimado Bolea, ya sabe lo que toca en Cataluña; pasar página como decisión mala, o seguir empujando contra el muro, como decisión peor... Nos recuerdan los indepes a los añorantes de Franco, como esa izquierda que lo añora, ya que no sabe qué agitar para justificar su trasnochado discurso y sus nulas soluciones, y hoy es capaz de elevar a los altares el 1 de octubre mientras lagrimea al ver barricadas frente a la policía, igual que soñaba con una revolución el 15M que le permitiera pasar por encima de la voluntad real de la sociedad, qué poco tiene que ver con la algarada callejera. Poco sentido común tienen, de la misma manera que se le llena la boca hablando de repartir dinero, obviando que este sale del salario de quienes trabajan, del beneficio de negocios y empresas, y del consumo de unos y otros. Fuera de la economía de mercado solo existe la incompetencia en el sentido más amplio y hambriento del término que sin generar riqueza muere de inanición. Fuera de los focos los Puigdemones que viven del espejismo provocado también perecen de inanición. Que se conformen mañana todos con añorar el vivir contra Rajoy, lo necesitan más que el conservador más convencido.

03

Por Raimon 11:10 - 02.02.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Juan, es dificil, escribiendo, contentar al respetable, especialmente si a este, le lavaron el cerebro en la infancia gente agazapada, en momentos politicos dificiles, del siglo pasado, nada les contenta que no sea revolver el rio a ver si pueden pescar algo, les importa miaja el interes general, para ellos el Pais entero esta lleno de franquistas, confunden el tocino con la velocidad, pero bueno, en el pecado llevan la penitencia, salud escritor.

02

Por Francisco41 10:46 - 02.02.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Excelente artículo. Hay una clara similitud entre Ibarreche y Puigdemont: ambos tenían por objetivo que sus comunidades autónomas se separasen de España. Pero, a partir de ahí, no hay más que diferencias. Ibarreche era una persona muy preparada. De hecho, cuando dejo de ser lendakari fue (y lo sigue siendo hasta ahora) profesor en una universidad americana. Y se rodeó de gente igualmente muy preparada (Atucha, Imaz,...). Por el contrario Puigdemont es alguien sin la mínima preparación para llegar donde llegó (de hecho, todos saben porqué lo pusieron de president). Se ha rodeado de personas totalmente incompetentes, algunas casi patéticas (Turull, Ponsati, ...). Ibarreche intentó cumplir sus objetivos políticos por la vía legal. Fracasó, pero hoy en día es una persona respetada. Puigdemont lo intentó por la vía ilegal. Lo único que ha consegido es estar perseguido por la justicia y, en un futuro, pasar una larga temporada en prisión. Actualmente su única actividad es montar números ridículos para seguir en los medios y que hablen de él. Por lo demás, totalmente de acuerdo con el artículo.

01

Por Don Minervo 8:44 - 02.02.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En los medios todos los días se habla de Junqueras y también de los Jordis, menos que de Puigdemont, cierto es, pero se habla todos los días, no se les ha olvidado. Por lo demás el artículo es una supina horterada, una mezcla de fobia y literatura barata.