+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

IU plantea una ley integral anticorrupción y el delito de enriquecimiento ilícito

De este modo, los corruptos tendrán que asumir los costes "directos e indirectos" que reportan de sus acciones delictivas, ha señalado el candidato de IU a la presidencia de Aragón, Álvaro Sanz

 

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Álvaro Sanz. - JOSÉ MIGUEL CALVO

EFE
11/05/2019

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Álvaro Sanz, ha explicado las medidas de su formación para combatir la corrupción, que pasan por una ley integral, la incorporación del delito de enriquecimiento ilícito o medidas cautelares que impongan el cese de políticos imputados y el abandono del cargo.

Sanz, quien ha participado este sábado en un acto electoral junto a Ganar La Muela en dicha localidad zaragozana, ha propuesto también una ley expropiatoria de bienes y derechos adquiridos mediante la utilización de prácticas declaradas corruptas.

De este modo, los corruptos tendrán que asumir los costes "directos e indirectos" que reportan de sus acciones delictivas, ha señalado.

IU determina, en cuanto a los representantes electos, que sus salarios no pueden exceder al del funcionario de rango más alto de la administración en la que ejerce su labor y considera que se deben eliminar los complementos por cargo donde todavía persistan, así como la eliminación de los planes de pensiones privados u otras prestaciones otorgadas.

Propone además que los alcaldes y concejales tengan la obligación de presentar su declaración de bienes en un registro público y que a partir de un determinado importe o duración, todos los contratos públicos tengan que ser aprobados por el pleno y no por el equipo de gobierno en solitario.

Y en materia de construcción y urbanismo, Sanz ha planteado el registro público de recalificaciones del suelo y un cuerpo de inspectores, ajenos a los ayuntamientos, que vigilen la legalidad de los planeamientos urbanísticos y las plusvalías obtenidas.