+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Palabra de honor

José A. Giménez : "El Oriente que yo busco es difícil de hallar en un viaje"

 

El doctor Giménez es un gran aficionado al arte oriental - Foto: JAIME GALINDO

25/01/2014

JOAQUÍN CARBONELL

 

--¿Se considera un raro?

--No, de ninguna manera

--Era una broma: la gente no suele coleccionar pintura china y japonesa...

--Desde luego no es una excentricidad. Y hay colecciones más importante que la mía.

--¿Y por qué arte oriental?

--Es una manera de abrazar la cultura, de darse la posibilidad de ahondar a partir del contacto físico con la obra. Después viene la necesidad de compartirla, no me hace feliz tenerla solo para mí.

--¿Es cierto que quien le despertó esta afición fue la Hermandad Pictórica Aragonesa?

--Eso es, la afición por el arte oriental. Los hermanos Ángel y Vicente Pascual Rodrigo, que formaban la Hermandad, eran compañeros míos de colegio. Seguí su carrera y en aquella época yo era fotógrafo y nos vinculaba el amor por el arte.

--Ellos tenían un toque muy oriental en sus dibujos y pinturas.

--Se habían imbuido del conocimiento y la filosofía y la plasmaban en sus obras. Yo ya me di cuenta de que eso no tenía nada que ver con la cultura occidental. Me llamaba la atención que recomponían los paisajes. Con un toque idílico.

--¿Y el siguiente paso a coleccionar?

--En ese tiempo hago algo de pintura, pequeñas esculturas, siempre con ese espíritu lírico. En el 2004 gano la plaza de jefe de servicio de Anatomía Patológica del Miguel Servet y mi mente ya no está para pintar. A través de internet empiezo a ver que puedo comprar obra por un dinero muy asequible y establecer contactos fiables con Japón.

--¿Cuántas obras tiene?

--Mas de 250 rollos kakemono, en papel o seda; grabados japoneses (ukiyoe) unos 70. Y libro antiguo, unos 20 ejemplares. En la exposición hay también obra de la colección de David Almazán y de la mía propia a la que he llamado Pajaro profeta.

--¿Por qué vale la pena darse un paseo hasta Utebo?

--Yo lo aconsejaría porque es una exposición monográfica sobre naturaleza; hay paisajes, animales, plantas...

--¿Ha estado en Japón?

--No, ni en Japón ni en China. Me gustaría mucho visitarlos, pero no lo siento como una necesidad, porque el Oriente que yo busco es muy difícil de encontrar en el periodo breve de un viaje. Mi China y mi Japón me los he fabricado yo.

--¿Proyectos?

--Mi proyecto es dar a conocer la colección Pájaro profeta. La estoy ofreciendo y veo que en Zaragoza no está siendo fácil, pero llegará el momento. Yo esperaré calmadamente con espíritu oriental.