+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

preparativos de los pilares

La junta de Delicias dice que no puede gestionar la carpa del Pilar

Su presidente, Gómez Gámez, asegura que no tiene competencias. Desde Cultura le instan a que faculte a la comisión de fiestas para que se encargue

 

Montaje de la carpa de Delicias. -

CARLOTA GOMAR
01/10/2019

La carpa Delicias no tiene asegurado su futuro en las fiestas del Pilar, y eso que su apertura está prevista para este viernes. A la espera de saber si cumple con los requisitos técnicos y las medidas de seguridad, ahora ha surgido otro problema, que la junta de distrito asegura que no tiene competencias para asumir su gestión evitando que tenga que salir a concurso público. Sin embargo, desde la comisión de fiestas de Delicias ya tienen todo listo, e incluso la programación cerrada.

La junta de distrito recibió ayer una resolución firmada por la vicealcaldesa y responsable de Cultura, Sara Fernández, en la que se insta al presidente, el socialista Alfonso Gómez Gámez, a que valide el acuerdo adoptado por el pleno el pasado mes de marzo por el que se otorgó a la comisión de fiestas la capacidad de organizar la semana grande del barrio, con la instalación de una carpa en el parque Delicias. Una maniobra que según Gómez Gámez no puede llevar a cabo por dos motivos.

En primer lugar, porque la junta no está constituida a día de hoy, así que no se puede convocar un pleno que faculte, de nuevo, a la comisión de festejos.

Hasta ahora se desconocía quiénes iban a ser los vocales de cada grupo, que se dieron a conocer el pasado viernes, por lo que la junta no podía constituirse. El pasado viernes el concejal de Participación Ciudadana, Javier Rodrigo, informó de que tenían que hacerlo antes del día 5. Aún en el caso de que Gómez Gámez lo hubiera hecho, no podría haberse celebrado hasta esta tarde o mañana porque tienen que pasar 48 horas desde el llamamiento. Un tiempo un tanto ajustado para tener todo listo el viernes.

El segundo motivo que expone está relacionado con las competencias que tiene una junta de distrito, ya que «duda» de que pueda «facultar» a la comisión como agente responsable de una carpa que pretende reunir hasta a 6.000 personas.

Sostiene que esta actividad es «radicalmente distinta» a la de las fiestas del barrio, tarea para la que sí se le dio permiso. En este sentido, solicita un informe elaborado por los letrados municipales que avalen esta encomienda de gestión «antes de adoptar algún acuerdo que pudiera ser impugnado por terceros y generar consecuencias gravosas para la ciudad».

Desde la comisión de fiestas aseguran que no es necesario que el pleno revalide su capacidad para poder hacer frente a la gestión de la carpa, y eso que la propia vicealcaldesa así se lo ha encomendado a la junta de distrito.

En medio de este lío burocrático, la junta local de seguridad comunicará hoy si las instalaciones cumplen con las medidas de seguridad mínimas o si, en cambio, considera que no puede abrirse al público.