+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CIUDAD UNIVERSITARIA

El Justicia abre un expediente por la tala masiva en el campus

Alrededor de 60 ejemplares se encontraban en situación grave

 

Alrededor de 60 árboles presentaban problemas de seguridad. - Foto: JAIME GALINDO

C. GOMAR
29/07/2015

El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, ha abierto un expediente de oficio con el fin de conocer cuáles son los planes del Ayuntamiento de Zaragoza para devolver al camps universitario de la plaza San Francisco su estado habitual tras la tala masiva de árboles.

El consistorio dio la orden de retirar varios ejemplares de la zona arbolada de la ciudad universitaria. La institución académica realizó un informe para conocer el estado del arbolado tras la caída de algunos ejemplares. El documento expuso que alrededor de 60 presentaban "un serio problema para la seguridad" de los estudiantes que a diario pasean por esta zona. Desde el ayuntamiento optaron por dar la orden de tala inmediata para prevenir riesgos.

Ahora se ha abierto el debate sobre de quién es la competencia directa y a quién debería dirigirse el Justicia. Al ser una zona arbolada y una vía pública de uso privado, es el Ayuntamiento de Zaragoza quien tiene las competencias y su contrata, Parques y Jardines, la encargada de acometer los trabajos. Esto es lo que ocurrió. Sin embargo, según pudo saber este periódico, tanto los técnicos municipales como los de la universidad se reunirán en los próximos días para delimitar responsabilidades a este respecto. En el caso de aquellos ejemplares que se encuentran en las aceras las competencias son exclusivas de la universidad. Además, la institución académica tiene una contrata externa que se encarga del mantenimiento de las zonas verdes del Campus Río Ebro y Veterinaria.

El Justicia informó que se "interesará" por el estado de zonas arboladas en la vía pública que se han visto afectadas por obras de distinta índole. García Vicente explicó que "la principal amenaza" de los ejemplares son las diversas obras de urbanización o la mejora urbana "cuyos proyectos técnicos no tienen en cuenta la previa existencia de los árboles y su relación con el entorno".