+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el presidente de aragón, conmocionado

Lambán, con el corazón roto, alaba el sentido de Estado de Rubalcaba

 

Javier Lambán expresa su pésame a la viuda de Rubalcaba, Pilar Goya, anoche. -

EFE
11/05/2019

El presidente del Gobierno de Aragón y secretario general de los socialistas de la Comunidad, Javier Lambán, ha reconocido que la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba, un hombre que "pasará a la historia de España" por su sentido de Estado y su capacidad de sacrificio, le ha roto el corazón. "Ha muerto un amigo, un hombre al que he querido mucho, con el que he pasado muy buenos ratos, también alguno malo, y con quien he discutido y hablado de política, de libros y de literatura", dijo Lambán a los medios, visiblemente emocionado, después de visitar la capilla ardiente, en el Congreso de los Diputados, del expresidente del Gobierno y exsecretario general del PSOE fallecido este viernes.

Lambán ha asegurado que Pérez Rubalcaba le ha aconsejado "siempre" y "siempre bien". "No sé qué voy a hacer sin el", se ha lamentado.

De su vertiente política y pública, ha asegurado que pasará a la historia de España y ha considerado "injusto" que en algún momento no llegara a presidir el Gobierno de España, "porque tenía méritos sobrados para hacerlo".

De una carrera "brillante", Lambán ha estimado que algún día la historia le reconocerá "el mérito principal en la derrota de ETA" y la reforma de la Educación, pero también "una tarea parlamentaria brillantísima" y su capacidad de servicio, al PSOE y a España, al aceptar presentarse a unas elecciones "sabiendo que las iba a perder".

Fue, a su juicio, "una de las tres o cuatro mejores cabezas políticas que ha dado la democracia en España".

Ha concluido asegurando que él y todo el PSOE lo van a echar mucho de menos y mostrando un deseo: "que la tierra le sea leve y que su testimonio ilumine siempre nuestro camino".

La enorme cantidad de gente de todo el espectro político que ha pasado por la capilla ardiente demuestra, a su juicio, que se ganó el respeto de toda la clase política, algo que "solo está al alcance de quienes acreditan sentido de Estado y amor a España".