+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Las 43 nuevas calles de Zaragoza (33)

Las letras ganan la batalla a las balas

 

Alberto SierraAlberto Sierra 13/04/2009

Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga. Quizá por este longevo nombre muy pocos la conozcan. Y, es que, esta mujer chilena pronto se decidió por el pseudónimo de Gabriela Mistral. La influencia que el novelista, poeta y dramaturgo italiano Gabriele D'Annunzio tuvo sobre Gabriela le hizo adoptar su nombre. Algo similar ocurrió con el apellido, pero en este caso a quien se lo copió fue a Frédéric Mistral, gran escritor francés de finales de siglo XIX y principios del XX.

Difícilmente podría imaginar esta poetisa lo que llegaría a conseguir en la vida cuando comenzó en 1904 como maestra en el pequeño pueblo de La Compañía Baja, en su Chile natal. Su pasión por las letras la había adquirido tiempo atrás, pero no fue hasta 1905, fecha en que inició la colaboración en varios diarios de la zona, cuando los primeros poemas de Gabriela coparon páginas de periódicos. Muy pronto sus versos traspasaron Los Andes y empezaron a ser conocidos por toda Sudamérica y Europa.

Gabriela Mistral se trasladó pronto a Santiago, la capital, donde dirigió dos liceos, aunque no llegó a obtener el reconocimiento a su trabajo. Al no poder ser profeta en su tierra, decidió marcharse hasta México, donde estuvo dos años trabajando codo con codo junto a los intelectuales más valorados del país. Tras publicar su primer libro, Desolación, en 1924 presentó en Madrid, Ternura y, por último, escribió Tala. Fue el periodo más intenso de la vida de la poetisa chilena y que culminó en 1945. Gabriela recibió entonces el gran galardón de las letras y se convirtió así en la primera mujer en ganar el Premio Nobel de Literatura.

Ahora otro reconocimiento le llega en Zaragoza, donde su nombre sustituirá al del grupo General Urrutia, en el barrio Oliver, unos edificios de obra sindical situados en la calle Antonio Leyva, justo detrás del centro de salud. Gustavo Urrutia Fernández fue militar de la brigada de caballería del bando nacional durate la Guerra Civil. 70 años después, el general perderá una batalla y su nombre será borrado del callejero zaragozano. El presidente de la Asociación Vecinal de Oliver, Manuel Clavero, es consciente de que los vecinos se muestran indiferentes ante el cambio, pero él sí que lo aprueba: "Me parece muy correcto que todo lo que vaya parejo a la guerra y a la dictadura sea eliminado". Clavero valora satisfactoriamente el nuevo nombre: "Es bueno siempre que se recuerde a mujeres. Sirve para visibilizar más el lado femenino de la sociedad".

La guerra es para distraernos de lo bueno. Esta cita de Gabriela Mistral respalda a todos aquellos que piensan que la eliminación de los símbolos de la Guerra Civil deben ser borrados de las calles zaragozanas.

Grupo Gabriela Mistral
Nació en Vicuña (Chile) el 7 de abril de 1889. Murió en Nueva York el 10 de enero de 1957. Fue maestra y diplomática, pero en la faceta en que destacó fue en la de convertirse en una gran poetisa. Adoptó el nombre de Gabriela Mistral y en 1945 fue la primera mujer galardonada con el Premio Nobel de Literatura. Su imagen aparece en el billete de 5.000 pesos chilenos.

Grupo General Urrutia
Gustavo Urrutia Fernández fue el general de la I Brigada de la 51 División durante la Guerra Civil. Su participación importante clave en varias batallas en el Pirineo, como la de Sabiñánigo de 1937. Anteriormente fue una de las cabezas visibles de la sublevación del bando nacional en Zaragoza. Participó en la toma de Madrid.