+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

NO DOY CRÉDITO

Maldita carta de despido

La pandemia obligará a cambiar la forma de afrontar el futuro para evitar el colapso de la economía y la sociedad. La solidaridad, el bien común y la cooperación serán claves

 

Los despidos y las protestas pueden ser una constante en la última parte del año. - EL PERIÓDICO

Ricardo Barceló Ricardo Barceló
22/08/2020

Las personas, los empleados y los equipos humanos, en definitiva, están considerados desde hace ya varios años el epicentro de la acción de las empresas. «El principal activo de toda organización son sus trabajadores» pregonan a los cuatro vientos directivos, expertos en recursos humanos, estrategia empresarial y gurús de todo tipo y pelaje en innumerables foros. Eso en teoría, porque en la práctica esta afirmación se ha visto pisoteada durante los últimos 12 años de forma inmisericorde, algo que seguirá ocurriendo, todavía con más fuerza, a la vuelta del verano.

La pregunta es: ¿por qué prescindir de tantos empleados, equipos y entornos de trabajo productivos si es lo que verdaderamente aporta un valor añadido a cualquier organización empresarial? A estas alturas, todavía no tengo la respuesta.

El miedo es, sin duda, el peor enemigo de la economía, pero también de la sociedad y las empresas. Y las decisiones que se adoptan sin reflexionar son, probablemente, las peores. Muchas durante estos meses se toman y se tomarán con miedo porque la pandemia anuncia un otoño en blanco y negro.

Nadie estaba preparado para esto, eso es indudable, a pesar de que todavía no somos conscientes de la dimensión de la crisis que nos ha traído el covid-19. Es innegable que la caída de la demanda hace imposible sostener las plantillas tal y como estaban configuradas antes de la pandemia. Pero, ¿es necesario recortar tanto?

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) reflejan que entre abril y junio, Aragón perdió 25.000 puestos de trabajo y llevó la tasa de paro cerca del 11,8%. Pero los cálculos de la patronal aragonesa señalan que las consecuencias de la crisis han dejado ya casi 130.000 víctimas laborales entre los despidos y los ERTE. Es decir, casi un 10% de la población total de Aragón, todo ello hasta alcanzar niveles similares a los registrados en los momentos más duros de la recesión que se declaró en el 2008.El problema de prescindir de más empleo del debido en las empresas es que, según qué decisiones se tomen, cómo y cuándo se ejecuten pueden tener un efecto boomerang.

Hace tan solo unos días pude comprobarlo. Dos cafeterías, una frente a otra, en un lugar turístico. En la primera a la que me acerqué había una fila de gente esperando mesa mientras la única empleada que atendía, limpiaba, servía y cobraba se volvía loca intentando llegar a lo imposible. La calidad de los productos de esta cafetería y los precios justificaban la espera de los clientes. Pero pronto cambiaron las tornas. Transcurrida una semana, la cafetería de enfrente iba llenando sus mesas mientras las colas de gente desaparecían del otro establecimiento. La espera resultaba insoportable para la mayoría, a pesar de que gran parte de los consumidores estaban de vacaciones.

Valor añadido

La calidad del producto, el precio y, cómo no, el servicio, están marcando las preferencias de los consumidores, al igual que lo hacen aquellas empresas que compran a otras. La calidad del servicio no se discute. Es fundamental y fideliza. Pero para ello hace falta personal cualificado y suficiente. Y la tentación ahora es prescindir de él, a las puertas de un mes de septiembre del que nadie quiere oír hablar. Y no es precisamente porque ha llegado el final de las vacaciones de verano.
No hay duda de que los despidos son irremediables, pero es igual de cierto que la mejor estrategia de cualquier empresa ahora es reflexionar y pensar en el medio y largo plazo antes de tomar decisiones equivocadas.

Además, mantener plantillas va a ser la mejor acción de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de cualquier organización. ¿Qué pasará cuando termine la prórroga de los ERTES? ¿Qué alternativas habrá para los desempleados que deje el covid-19?

Punto de inflexión

Esta crisis, como la vivida a partir del 2008, puede significar un punto de inflexión. Es cuestión de prioridades. Los sindicatos alemanes han propuesto al Gobierno la jornada laboral de cuatro días para evitar una catástrofe social. Y Merkel lo va a estudiar.
La pandemia obliga a la reinvención de las empresas, pero también de conceptos que teníamos ya muy interiorizados. La fiscalidad, el reparto del trabajo, la cooperación entre empresas, la solidaridad, la responsabilidad colectiva y el bien común deberían estar por encima de todo lo demás en un momento tan crítico como el actual. Y que las malditas carta de despido no signifiquen caen en un pozo sin fondo. 

 
 
1 Comentario
01

Por Canariomaño 21:56 - 22.08.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ricardo en su artículo tiene mucha razón, aunque ceñida exclusivamente a las empresas. Esta sociedad no se basa solo en ellas, las cuales tienen una labor social evidente pues no debe guiarlas solamente el lucro económico y deberían apoyar en esta crisis. Lo que sucede es que el estado gobernado por unos individuos centrados en ganar unas elecciones para lucrarse a costa de la sociedad, ya que actualmente no se puede encontrar a personas que estén en política para dirigir a España hacia un futuro mejor y no a embolsarse todo lo que puedan sean del color que Ud elija, están saqueando a las empresas de tal forma que no va a poderse ayudar a nadie desde ellas, va a ser el sálvese quien pueda. Como ejemplo los recargos que está enviando Hacienda a las empresas a las que no ha aceptado la prórroga de pagos del primer trimestre, que anunció a bombo y platillo y ahora3 mésenlas tarde deniega y cobra intereses doblemente más caros que la banca.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla