+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Palabra de honor

María Andrés: "Un hijo cuesta mucho, pero lo que te da no tiene precio"

 

María es la directora de Cáscara de nuez. - Foto: JAIME GALINDO

21/12/2011

JOAQUÍN CARBONELL

 

--¿Esto es una guardería?

--No.

--Usted me contará.

--Es un espacio de puericultura, donde nos vamos a preocupar de las madres y los padres y de las necesidades que tienen con sus hijos.

--Suena muy bien.

--Y vamos a asesorar a las madres antes de del nacimiento de sus hijos. Con charlas, con cursos, con talleres; van a venir matronas, tendrán yoga que formará parte de toda esta preparación prenatal.

--¿Existe este tipo de espacios?

--Yo creo que un espacio similar que reúna todo el concepto no existe en Zaragoza.

--Además de lo citado anteriormente he leído que tienen más propuestas.

--Se ofrecerán masajes para bebés, charlas de idiomas para los niños... Hemos dicho que es premamá y como máximo hasta seis años para los niños.

--Todavía no he captado la esencia: ¿esto es un internado?

--Conviene dejar claro un concepto: no es una guardería. Es un espacio de asesoramiento y orientación para los padres. Donde deciden las necesidades que tienen. Unos profesionales les orientan sobre estas necesidades.

--Repito: no es guardería.

--No, ofrecemos a veces actividades dedicadas a los niños, pero será imprescindible que estén los padres. Incluso se ofrecerán actividades para los padres y los niños tendrán su espacio. Pero no guardamos niños. Nosotros buscamos que la madre y el niño estén juntos, que hagan algo en común.

--¿Utilizan métodos pedagógicos... modernos?

--Hay unas necesidades que el público demanda, pero que las tiene muy separadas. Nosotros hemos proyectado un espacio donde los padres tengan todo reunido. ¿De dónde sale esto? Yo quería montar una tienda donde los padres se sintieran bien, que notasen que hacemos algo por ellos y sus hijos. No quería que se quedase solo en vender.

--Ya entiendo...

--Mira, ofrecemos incluso el rincón de lactancia, donde cualquier madre que pase por allí, sabe que tiene un espacio para ese menester. Y gratis por supuesto. Eso supone que muchísimos metros de la tienda no producen rentabilidad; desde el patio de juegos, la cafetería para los clientes... Total mil metros.

--Para esto te tienen que gustar los niños...

--¡Me encantan! Tengo tres y ya está en camino el cuarto. Y trabajo muchas horas.

--¿Anima a tener hijos?

--Por supuesto, incluso ahora en tiempo de crisis. Un hijo cuesta mucho, pero lo que te da no tiene precio.