+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

HUESCA

Más de 2.500 escolares bailarán en la calle por niños con enfermedades raras

 

EFE
03/02/2014

Más de 2.500 escolares desde los 3 hasta los 12 años de edad bailarán el próximo viernes en el centro de la ciudad de Huesca para solidarizarse con todos los niños afectados por enfermedades raras.

La iniciativa surgió de la Asociación Izas, la Princesa Guisante, con la idea inicial de implicar a unos pocos alumnos de una academia, pero a los pocos días la práctica totalidad de la comunidad educativa oscense se había sumado a la iniciativa y desbordado las expectativas de los organizadores.

Así lo ha explicado la presidenta de esta asociación, Mónica Sarasa, que ha comparecido en rueda de prensa con la alcaldesa de Huesca, Ana Alós, para informar de esta iniciativa, un flashmob (reunión multitudinaria de gente en un espacio público), y del proyecto educativo puesto en marcha en los colegios de la ciudad.

El flashmob reunirá en la céntrica plaza de Navarra de la capital altoaragonesa a más de 2.500 escolares para bailar la canción de Marisol (Pepa Flores) "Tengo el corazón contento", con una sencilla coreografía que ya ha sido ensayada en los distintos centros escolares de la ciudad.

La iniciativa cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Huesca, de la Dirección Provincial de Educación, de decenas de voluntarios y de los alumnos de la Escuela de Artes de la ciudad, que se han comprometido a "decorar" el espacio urbano elegido con dibujos y pinturas sobre los que destacará el lema "Todos somos raros, todos somos únicos".

Mónica Sarasa, cuya hija Izas (la Princesa Guisante) falleció a muy corta edad a causa de una gliomatosis cerebri, está inmersa además en un proyecto educativo para concienciar a los escolares de la situación de los niños con enfermedades raras y de sus familias.

Un proyecto, según ha afirmado, que prevé la elaboración de una serie de cuentos terapéuticos dirigidos a grupos de niños de 3 a 7 años y otros para chicos de 7 a 13 para su posterior distribución en colegios y escuelas de la ciudad, una vez supervisados por padres, profesores, responsables educativos y, por último, por progenitores de niños con este tipo de enfermedades.

Por este proyecto se interesaron, en una reciente entrega de premios en Madrid, responsables del Ministerio de Igualdad, que expresaron su interés por informar al de Educación de esta iniciativa para su posible extensión a otras comunidades del país.

Sarasa ha valorado de forma positiva esta posibilidad ya que, según ha afirmado, "nuestra idea es ayudar a cualquier niño con una enfermedad larga, sea rara o no y sea de la comunidad autónoma que sea".

La responsable de la asociación ha explicado que el proyecto educativo se apoya, además, en charlas en colegios de la ciudad.

Ha comentado que en uno de estos encuentros, los alumnos de secundaria que tomaron parte provocaron que la reunión se prolongará durante dos horas con preguntas que incidían sobre los "sentimientos y emociones" de los niños con enfermedades raras y de sus padres y sin dar opción a explicar aspectos médicos o científicos.