+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

El menú político del español de a pie

 

Juan Bolea Juan Bolea
11/01/2018

La cocina del CIS acaba de servir un suculento plato, cuyos aromas me han invitado a reflexionar sobre sus elementos y condimentos. Según el Centro de Investigaciones Sociológicas, una amplia mayoría de españoles se siente, a la vez, español y miembro de su comunidad autónoma. Fifty-fifty, ¿no es perfecto?

Yo creo que sí, entre otras muchas cosas porque ese fue el espíritu con que se fundamentó y fundó el Estado de las autonomías, allá por el 78. Imperfecto, ciertamente, pues Adolfo Suárez y Felipe González cometieron el error de privilegiar a unas cuantas, Cataluña, País Vasco, Andalucía, en detrimento de otras, como Aragón o ambas Castillas (paradójicamente, las únicas comunidades con el indubitable prestigio de nacionalidades históricas). Aquel mal se hizo, en fin, y la herida siguió agrandándose en los años 80 y 90 porque los sucesivos gobiernos del PSOE y del PP fueron incapaces de controlar la espiral de abusos en el País Vasco y Cataluña y los constantes chantajes al Estado del PNV y CiU, dos partidos insolidarios y supremacistas.

Con eso y con todo, España ha prosperado claramente gracias a ese diseño, el del Estado autonómico, capaz de acercar las administraciones a los ciudadanos y de generar proyectos mucho más apegados al terreno que los apenas diseñados por aquellos delegados franquistas de gomina y bigotillo. Las autonomías nunca han sido perfectas, desde luego, y siempre han tenido en contra a sectores cada vez más marginales, como la extrema derecha, pero funcionan, generan, contribuyen al desarrollo territorial y, en su lealtad, a la unidad de la nación.

España, en contra de lo que venía sosteniendo (venía) Pedro Sánchez, no es una nación de naciones, pues no contiene ninguna, sino, de acuerdo a lo que los españoles de a pie acaban de responder al CIS, un Estado autonómico. Que lo mejoren, que lo empleen, que lo hagan rentable es lo que los ciudadanos están pidiendo a sus políticos. No, de momento, que se transforme el Estado y la Constitución en una república federal sin contar con un mínimo estudio y un máximo candidato a presidirla, siendo ese un camino a más largo plazo y desde luego al margen de los republicanos catalanes, o catalibanes.

El Estado de las autonomías es plato de gusto de los españoles. No cambiemos de menú.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.

   
7 Comentarios
07

Por Esloquehay 20:32 - 11.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Es que usted Minervo, es muy de eso de camarada. Y no es de extrañar que considere de extrema derecha y arriba España, no a mí (que me la sopla, como diría su Iglesias), sino al común de sus vecinos. Ya ha comentado la urticaria que le sale al ver la rojigualda, pero no se preocupe. Aún puede ir a votar SÍ en el referéndum de Puchi, como Rufián, que tan bien le ha caído siempre. Por mi parte, me gusta mucho mi país, si le pica, ya sabe.

06

Por Don Minervo 17:54 - 11.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Aun le diré más camarada ciudadano Esloquehay, usted cree que una persona que está en la cúspide de la intelectualidad e inmerso profundamente en la cultura, que es y ha sido historiador, escritor, periodista, articulista, político, insigne tertuliano y que se ha codeado y relacionado con innumerables personas de alto standing puede escribir lo que escribe y siempre lo mismo o parecido. Una persona de tan elevada intelectualidad tendría que estar tendiendo puentes de entendimiento en vez de repartir odio.

05

Por Don Minervo 17:29 - 11.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Señor Esloquehay, se ha ido usted por los cerros de Ubeda, mostrándonos un relato lleno de complejos y fantasmas. Nadie niega la existencia de España, no solo eso, sino que algunos nos sentimos tan españoles como usted sin la necesidad de ser de extrema derecha ni negar el derecho de las personas que no quieran sentirse españoles y muchos menos insultarles y despreciarles como hace el señor Bolea habitualmente. Los únicos gulags o similares son los que se montó el amado y añorado dictador. No es que vengan es que están aquí, es que nunca se fueron, pero ahora dicen que son demócratas. Saludos y arriba España.

04

Por Esloquehay 11:07 - 11.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Aysss. Pobre Bolea. Mira que cuestionar la inexistencia de España. Lo acaecido en estos últimos siglos desde la muerte de los Reyes Católicos es un invento, una posverdad del neoliberalismo vástago de Franco y de la Inquisición. Y cuando Bernal Díaz del Castillo escribió Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, en la primera mitad del siglo XVI al contar la conquista de México y su posterior denominación no hacía más que insuflar vida al artificioso palabro de España, inexistente e inventado. Bolea rectifique, y si no, al gulag. Que ya vienen.

03

Por Abejorro 9:50 - 11.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

…/… Lo contrario sí que se ha producido y ello ha afectado, es cierto, a la convivencia, pero no deja de ser algo que, sin duda, se serenará con el paso del tiempo. Como ha sido siempre. Y lo dice alguien que no es catalán, aunque ha vivido un tiempo en Cataluña. . No por ello hay que reconocer que en el procés soberanista vivido recientemente, se haya suscitado un conflicto en ese sentido. . Sr. Bolea, es cierto, Castilla podría ser una genuina nacionalidad histórica por su contribución, junto a la Corona de Aragón, de la que formaba parte Cataluña, a la creación de una unión dinástica o también Monarquía Hispánica, que no de España, hasta que Felipe V impuso la unión política de los dos reinos, identificado, entonces sí, como Reino de España. . Desde entonces, tanto Castilla como el Reino de Aragón cedieron en la conservación de su identidad propia, para adquirir la española por encima de la de su antiguo modelo, y, sin embargo, Cataluña mantuvo a través del tiempo el recuerdo de su antigua identidad nacional. No es raro pues que ante estos antecedentes, circunstancias atribuibles a una relación encontrada entre los dos modelos políticos, despertara en ciertos sectores de la sociedad catalana la aspiración a decidir su futuro de manera autónoma. Lo del País Vasco es otro proceso histórico, aunque estuviese bajo la órbita de Castilla, pero igualmente legítimo por cuanto se trata de un pueblo perfectamente definido, con su territorio, lengua y cultura diferenciados y que se consideran legitimados para aspirar a construir su propio futuro. . Por eso, quién es más o menos supremacista, los que imponen la unidad a toda costa, con su lengua, sus instituciones, su historia…o los que quieren ejercer el derecho a decidir su futuro aparte del Estado del que hasta ahora formaban parte… Esa, en todo caso, es la cuestión.

02

Por Abejorro 9:49 - 11.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Me voy a referir a la última palabra de su columna: “supremacista”. Un término que se está utilizando con frecuencia en Cataluña por la derecha más de derecha de este país para calificar lo más peyorativamente posible al adversario político. En este caso, para los que ostentando unos valores y un modelo político distintos al que las profiere, imponerles los suyos, por el hecho de que son compartidos por un número mayor de ciudadanos, contando los del ámbito de referencia y los del resto del Estado en general.. . Es un fenómeno parecido a lo que sucede con la costumbre adquirida por la derecha sociológica y política de calificar a cualquier fuerza política de izquierda, sea cual fuere la sensibilidad dentro de este sector ideológico, como “radical”, “antisistema” o “extrema izquierda” por el hecho de estar situado en el debate político enfrente de ella. . Si de lo que se trata es que, de manera calculada e interesada, se confunda a la sociedad de lo que no es más que sentido de pertenencia al territorio donde viven y vivieron ellos y sus antepasados, con supremacismo, van equivocados de medio a medio, ya que el mismo análisis habría que hacer de aquellos que se sienten legítimamente más españoles que catalanes; sin que unos y otros, tradicionalmente, no se hayan respetado y se hayan reconocido como todos catalanes. . En el llamado procés soberanista vivido recientemente en Cataluña, ha habido enfrentamiento dialéctico entre los partidarios de la independencia y los de permanecer unidos como hasta ahora al Estado español. Eso ha originado que se desencadenaran algunos incidentes de cierta violencia muy puntuales y encendidas diatribas en la defensa de sus argumentos, pero nadie puede decir, y menos mantener, que jamás los soberanistas se hayan referido a los contrarios, en ningún momento, con falta de respeto o no reconocimiento de la legitimidad identitaria de las dos partes…/…

01

Por Don Minervo 9:07 - 11.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Que si Bolea, España es y será lo que usted quiera que sea, lo que a usted le guste. Personalmente no me gustaría ser como usted jamás y entiendo perfectamente que haya gente que no se sienta española, hecho que usted tampoco entenderá jamás. Catalibán, es un insulto, un desprecio, una descalificación, no es una genialidad, ni siquiera llega a gracieta y usted lo ha repetido innumerables veces. No he visto a ningún indepe que insulte tanto a los españoles como usted lo ha hecho con los catalanes. De esto sirve tanta intelectualidad ?.