+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REPORTAJE

Miedo a salir de casa

  •  
  •  

    C. PUYODC. PUYOD 07/06/2004

    Juan apenas sale de casa. Desde hace dos años no sube a un autobús. Ha perdido a sus amistades. Siente pánico de esperar para comprar el pan y sólo acude al médico si consigue que le citen el primero. Aún así, la noche anterior no duerme, durante todo el día siente una bola de nervios en el estómago, sufre sudores fríos y se pone tan malo que raya el desmayo.

    Juan, nombre ficticio, es un zaragozano de 46 años que intenta superar sus miedos, su depresión y su ansiedad a través del grupo de autoayuda de agorafobia que le ofrece la Asociación Aragonesa de Trastornos de Ansiedad (ASATRA), con sede en el centro cultural Sánchez Punter, en la plaza Mayor de San José, y creada por las hermanas psicólogas Ana y Nuria Cruz Navascuez.(El teléfono de contacto es 976 200 451).

    Hace dos años, a Juan le concedieron la incapacidad laboral por trastorno somatomorfo indiferenciado. Actualmente, se encuentra en tratamiento psiquiátrico. "Es un sensación de angustia horrible. Me pongo malo en todas partes. Sólo el pensar que hoy acudía a una entrevista me ha hecho sentirme mal y estoy mal. No lo puedo evitar", reconoce.

    Las psicólogas señalan que el caso de Juan es un claro ejemplo del pensamiento desajustado que caracteriza a los que sufren ansiedad. "Utilizamos la terapia cognitiva conductual para poder adecuar las creencias irracionales a la realidad. El pensamiento siempre es negativo en una persona ansiosa, lo que le lleva irremediablemente a sentirlo y a tener una conducta determinada y al final se mete en un pozo. Piensan: ´Esto me va a salir mal, o me voy a enfermar, lo sienten así y logran enfermar o que las cosas les salgan fatal´".

    En realidad, Juan no sabe por qué se desencadenó esta angustia vital que padece, aunque lo relaciona con el miedo irracional que le surgió ante sus graves problemas de artrosis que le obligaban a pedir continuas bajas laborales. "El miedo fue en aumento cuando al volver a trabajar creía que me pondría malo enseguida. Empecé a sentir palpitaciones cuando esperaba el autobús del trabajo, taquicardias, a ponerme muy mal. Y a partir de entonces toda mi vida cambió a peor".

    De paseo al mercadillo

    Es algo que no hacía desde hace diez años. Exactamente desde que comenzó a sentir agorafobia, pero ahora se fuerza a acudir a alguna vez al mercadillo de la Romareda. Pilar, de 45 años, ha comenzado a encontrar una cierta mejoría en los últimos meses. Siempre había sentido claustrofobia, por ejemplo, al subir al ascensor, pero lo rehuía y ya está. Sin embargo, hace una década comenzó a sentir taquicardias, temblores, sudores y a adelgazar cuando acudía a sitios masificados, abiertos, o ante el hecho de esperar fila en una tienda. "La terapia me va muy bien. Estoy superando miedos y fobias a entrar en un centro comercial, a aguantar una película en el cine, aunque me cuesta lo mío, a subir al autobús o a acudir al mercadillo", afirma.

    Pilar reconoce que siempre había sido una mujer muy perfeccionista, que todo lo hacía bien de cara a los demás, y que cuando empezaron estos síntomas abandonó a sus amistades. "Como se trataba algo relacionado con la mente me daba vergüenza explicarlo. Afortunadamente las estoy recuperando porque me aconsejan que lo verbalice y la verdad es que me comprenden bien".

    Nuria y Ana, las psicólogas, reconocen que la ansiedad presenta varias caras, como el trastorno obsesivo compulsivo, las fobias específicas o sociales, las crisis de pánico, o los trastornos de angustia. De ahí, que el trabajo con los pacientes se haya distribuido entre la terapia de grupo, mediante un grupo de trastorno de angustia, y que está dirigido por las especialistas, y el grupo de autoayuda para abordar la agorafobia. Los interesados pueden recibir información en el 976 200 451 o en el centro de cultural de Sánchez Punter, en la plaza Mayor de San José.

     
     
    Escribe tu comentario

    Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
    Accede con tu cuenta o regístrate.

    Recordarme

    Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

    Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla