+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NEUROLOGÍA

La migraña en Aragón es el motivo más frecuente de derivación desde Primaria

El último Estudio de la Carga Global de las Enfermedades señala que la migraña es la sexta enfermedad más prevalente en todo el mundo

 

Una mujer aquejada de migraña. -

EFE
12/09/2019

En Aragón la cefalea es el motivo de derivación más frecuente desde Atención Primaria, con un 15 por ciento, con un claro predominio femenino (77,8 %) y una edad media de 42 +/- 17 años, según el último estudio publicado en el sector III del Salud en 2016.

Además, según el mapa nacional de migraña por comunidades autónomas, realizado a partir del Estudio PALM (Plan de Acción en la Lucha contra Migraña) realizado en el periodo comprendido entre junio del año 2006 y 2007, en Aragón la prevalencia de esta enfermedad neurológica fue del 9,2 %.

No obstante, Santos apunta que este mapa refleja variaciones geográficas significativas que oscilan desde un 7,6 % en Navarra, la cifra más baja, hasta un 18 % en Canarias, así como que las cifras más altas se sitúan en la franja etaria de los 30 a los 39 años.

Según explica la coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (SEN), Sonia Santos, la finalidad de este mapa era conocer el estado de la migraña en España a partir de cuestionarios elaborados y consensuados por un comité científico, dirigidos a la población general (18 a 65 años), a pacientes y a profesionales sanitarios implicados en el proceso de la migraña, a través de una encuesta basada en una muestra de 70.692 entrevistas y 5.668 contactos válidos.

Con motivo de la celebración este 12 de septiembre del Día Mundial de Acción contra la Migraña, Sonia Santos, neuróloga del Hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza, recuerda que "la migraña es mucho más que un dolor de cabeza: es una enfermedad neurológica muy discapacitante, con una alta prevalencia, con un gran impacto en la vida de los pacientes y, a pesar de ello, es todavía una enfermedad infradiagnosticada e insuficientemente tratada y reconocida”.

El último Estudio de la Carga Global de las Enfermedades señala que la migraña es la sexta enfermedad más prevalente en todo el mundo.

En España, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), la migraña afecta a un 12-13 % de la población, lo que significa que más de 5 millones de españoles padecen esta enfermedad y es, por lo tanto, la enfermedad neurológica más prevalente en nuestro país.

Además, aproximadamente, el 80 % de las personas que padecen esta enfermedad en España son mujeres, generalmente en edades comprendidas entre los 20 y 40 años.

La migraña es una cefalea primaria, cuyos episodios de dolor –sin el tratamiento adecuado- suelen durar más de cuatro horas.

El dolor, de carácter pulsátil, es de intensidad moderada o severa, se localiza habitualmente en un único lado de la cabeza, y puede ir asociado a náuseas y/o vómitos, fotofobia y/o fonofobia. Aunque la migraña puede dividirse en varios subtipos según las características que presente, las formas más clásicas de clasificación de los distintos tipos de migraña son, según sus síntomas, migraña sin aura o con aura.

También, según la frecuencia en la que se padezca dolor de cabeza, migraña episódica o migraña crónica (cuando los pacientes tienen cefalea más de 15 días al mes y al menos la mitad de éstos compatible con migraña).

“Sus síntomas ejercen un gran impacto en el funcionamiento diario de las personas que la padecen, tanto en aspectos físicos, emocionales y sociales, como con la familia, el trabajo y las relaciones sociales. También es una enfermedad con frecuentes comorbilidades entre las que destacan la ansiedad, depresión, dolor crónico,.. entre otros”, comenta.

Por eso, en España, más del 50 % de las personas con migraña presentan un grado de discapacidad grave o muy grave, siendo la discapacidad muy grave para casi el 70 % de los que sufren migraña crónica. La migraña es, además, en todo el mundo, la primera causa de discapacidad en menores de 50 años.

“El diagnóstico precoz de la migraña es indispensable para mejorar la situación funcional, así como reducir las comorbilidades y la pérdida de calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad. Por el contrario, el retraso en el diagnóstico impide su tratamiento en las fases iniciales de la enfermedad y puede provocar un importante agravamiento de la misma”, explica Santos.

Sin embargo, los resultados de la encuesta del Atlas de Migraña 2018, realizada en España, muestran que el 75 % de las personas con migraña tarda más de 2 años en ser diagnosticados.

“Entre las principales razones del retraso diagnóstico destacan el hecho de que el paciente no consulta por su enfermedad hasta que el dolor se cronifica. Además, muchas cefaleas primarias comparten rasgos clínicos similares, y los síntomas de un ataque de migraña varían considerablemente entre las personas que los sufren, por lo que el diagnóstico de los diferentes tipos de los dolores de cabeza puede no ser fácil”, comenta.

Según datos de la SEN, hasta un 25 % de los pacientes que sufren migraña nunca ha consultado por su dolencia con el médico y un 50 % abandona el seguimiento tras las primeras consultas. Una situación que hace que esta enfermedad esté infratratada y que lleve a que más del 50 % de los pacientes se automediquen con analgésicos sin receta, lo cual puede actuar como desencadenante de su cronificación.

Además insiste en que es una enfermedad de "difícil manejo" que precisa realizar de forma frecuente ajustes en su tratamiento y, en determinadas ocasiones, puede resultar "complicado obtener resultados satisfactorios a corto plazo”.

En todo caso, actualmente se dispone de varias posibilidades terapéuticas para el tratamiento de los ataques de migraña y para su prevención, si bien "la elección de uno u otro tratamiento debe ser individualizada, en función de las características de cada paciente".

Asimismo, recuerda que todo paciente con migraña crónica o aquellos pacientes con migraña episódica con más de tres crisis al mes, deben recibir tratamiento preventivo, y en todo caso, el tratamiento farmacológico debe combinarse siempre con pautas de estilo de vida y rutinas, como, por ejemplo, mejorar la calidad del sueño, evitar la obesidad y el sedentarismo”.