+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL TESORO DEL ODYSSEY

Moncasi de Alvear: "Parte de la 'Mercedes' tiene que ir a Montilla"

El descendiente de uno de los marinos del pecio se felicita por la llegada del barco

 

José María Moncasi de Alvear. -

EL PERIÓDICO
23/02/2012

José María Moncasi de Alvear, descendiente directo de uno de los comandantes de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, ha señalado hoy que le gustaría que parte del tesoro recuperado por Odyssey pudiera exhibirse en la localidad cordobesa de Montilla, localidad natal de su familiar Diego de Alvear. Tras mostrar su satisfacción por que vuelvan a España las monedas de oro y plata, el descendiente del general de la Armada Diego de Alvear y Ponce de León pidió que, además de que el tesoro se reparta entre el Museo Naval de Madrid y el Arqueológico de Cartagena, vayan algunas monedas a Montilla, porque es el origen de su antepasado, manifestó en una entrevista a Efe.

Una exhibición que también contribuiría al turismo y a que se conociese la historia alrededor de este personaje, que era marino, biólogo y matemático y hablaba ocho idiomas, sino segundo comisario de la Demarcación de límites entre España y Portugal, estuvo dieciocho años en la selva amazónica y escribió un tratado sobre sus descubrimientos en la misión.

Aunque a Moncasi de Alvear no le importaría también quedarse con algún recuerdo, afirmó que lo más importante para la familia es que la figura del general de la Armada Diego de Alvear sea reconocida y que ocupe su lugar en la historia. Ya que es un personaje que ha contribuido mucho a la historia de España, que ha estado muy en el olvido durante 200 años y que gracias a este expolio ha salido a la luz, subrayó. El 4 de octubre de 1804, Diego de Alvear viajaba como segundo comandante en La Medea, capitana de la flota, desde donde contempló cómo la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, con su mujer y siete de sus ocho hijos a bordo, explosionó y se hundió frente a las costas portuguesas del Algarve tras recibir un cañonazo de un buque de guerra inglés. La fragata llevaba en su interior más de 500.000 monedas de oro y plata acuñadas en las minas de Potosí.

Además, afirmó que se tendrá que evaluar si el tesoro se corresponde con el manifiesto de carga del buque y cotejarlo con lo que presentó Odyssey, para comprobar que no se ha quedado con alguna parte. Las 600 barricas con las monedas pasarán por una fase "larga y lenta" de restauración. Según Moncasi, Odyssey debería cubrir todos los costes, tanto de los juicios como de la repatriación y de la custodia.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.