+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SUCESOS

Muere un niño de 9 años paralítico cerebral en un incendio en su casa

El menor se encontraba solo en la vivienda, en el salón-cocina quemado. Los bomberos trasladaron a la madre al hospital, con una crisis nerviosa

 

El cadáver del niño, en el portal de la casa, a punto de ser trasladado por el furgón de la Sangre de Cristo. - ÁNGEL DE CASTRO

El fuego se desató en este edificio de la calle Antonio Leyva. - ÁNGEL DE CASTRO

F. MANTECÓN
30/07/2017

Un niño de unos 9 años y aquejado de algún tipo de parálisis cerebral falleció ayer como consecuencia de un incendio en su vivienda del barrio Oliver de Zaragoza. El incendio se inició en la cocina americana donde estaba el pequeño, en aquel momento solo en casa. Los Bomberos tuvieron que desalojar a otro vecino por la ventana ante el abundante humo y la madre del menor, que llegó una vez apagado el incendio, tuvo que ser trasladada en la ambulancia del 080 al hospital Clínico, con una crisis nerviosa.

Los Bomberos fueron avisados del incendio en torno a las 21.00 horas, y desplazaron las dotaciones a la casa, ubicada en el segundo piso del bloque del número 92 de la calle Antonio Leyva, las viviendas sindicales situadas junto al centro de salud del barrio.

El humo, según contaban los vecinos, salía en abundancia por las ventanas, y también se propagó por los pasillos. Algunos optaron por bajar a la calle por su propio pie, y los bomberos ayudaron a uno de ellos a salir por la ventana, con autoescala.

Mientras, forzaban la vivienda para acceder y sofocar las llamas, que se originaron en la cocina. Era de tipo americano, sin separación con el salón, y en este encontraron a la víctima, ya fallecida. Según fuentes policiales, será la autopsia la que deba determinar si murió por inhalación de humo o por efecto de las llamas, ya que el calor afectó al cuerpo. También la Policía Científica determinará el origen exacto del incendio, ante el estado en el que quedó la habitación.

La madre, (Irina N., según figuraba en el buzón) llegó cuando el fuego ya estaba apagado. «Ha intentado subir, pero la Policía no le ha dejado», contaban los numerosos vecinos que se apiñaban en la calle, mientras el furgón de la Sangre de Cristo esperaba para llevarse el cuerpo. La mujer tuvo que ser trasladada al Clínico.

Según los vecinos, la madre vivía sola con el niño en el piso, y es de nacionalidad rumana. «Se le veía pasear con él en una silla, porque el pobrecito estaba vegetal», contaba una de ellas. Según las mismas fuentes, había salido de la casa a comprar.