+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REPORTAJE

Las novias se ponen de moda

  •  
  •  

    De fiesta Contrastes para la noche. - Foto:FABIAN SIMON

    Variedad La pasarela de la Multiusos se engalanó ayer. - Foto:FABIAN SIMON

    EL PERIODICOEL PERIODICO 15/11/2004

    Blanca y radiante... O vestida en hueso y marfil y pletórica de volantes. Las novias volvieron a ponerse de moda ayer, sobre la pasarela de la sala Multiusos del Auditorio de Zaragoza que esperaba a la firma Mundo Novias en su cita anual con las tablas.

    Allí, unas cuantas candidatas a pasar por la vicaría tomaron buena nota de las tendencias en alza para esta temporada que viene. Y lo hicieron en un desfile en el que no faltaron bellezas del corte y la confección, como los diseños del modisto Petro Valverde, que trabaja en exclusiva para la firma de Zaragoza.

    Ante la atenta supervisión de Rosa Abós, directora de Mundo Novias, la pasarela vio desfilar un sinfín de volantes y tejidos tableados para las novias. Escotes abiertos y telas ricas en bordados que contrastaron con otros diseños en los que la sencillez limitaba al velo a su expresión más liviana. Modelos como Maribel Muñoz, habitual estrella de esta cita, o Nuria Sebastián, exmiss Zaragoza, volvieron a ser protagonistas de una tarde blanca en el Auditorio. Pero si las novias se presentaron en tonos que fueron del marfil al blanco roto, la noche se descubrió llena de contrastes y toques masculinos.

    Claros y oscuros, tejidos superpuestos, bordados y grandes flores y complementos se dejaron ver en la colección de fiesta, que también se dejó seducir por los volantes. La unión del blanco y el negro volvió a convertirse en sinónimo de la elegancia en creaciones ideadas con largos hasta el suelo para las faldas, que enmarcaron la silueta con corpiños. Pero tampoco faltó un toque colorista en diseños presentados en fucsias y verdes pistacho.

    El público, ávido de eventos de moda, supo entregarse a la causa durante casi dos horas. Todo para dar con el vestido perfecto. Ahora sólo falta la iglesia, el restaurante, la casa y las fotos. Porque lo de las bodas mueve montañas y marca modas en blanco nuclear.

     
     
    Escribe tu comentario

    Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
    Accede con tu cuenta o regístrate.

    Recordarme

    Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

    Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla