+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VIOLENCIA MACHISTA

Las nuevas pulseras antimaltrato llegan a Aragón con más cobertura

El Gobierno insta a los jueces a poner más brazaletes tras la mejora tecnológica. En la actualidad hay 26 mujeres protegidas con este sistema de seguridad

 

Última manifestación de condena por la comisión de un crimen machista en Zaragoza. - CHUS MARCHADOR

Última manifestación de condena por la comisión de un crimen machista en Zaragoza. - CHUS MARCHADOR

L. M. G.
10/02/2019

Si cualquiera de ustedes se para a pensar qué móvil llevaba en el bolsillo allá por el 2009 podrá recordar que empleaba las famosas BlackBerry 8520, el iPhone3 o el Nokia 7230. Una tecnología muy diferente a la actual que ha ido avanzando año a año, pero que no se había visto reflejada en las pulseras antimaltrato que comenzaron a emplearse en ese 2009 y que se traducía en errores que causaban alarma entre las usuarias. Todo va a cambiar, ya que el Gobierno ha comenzado la migración hacia unos nuevos terminales. En Aragón hay ahora 26 mujeres protegidas con este sistema.

En la comunidad aragonesa la sustitución de los brazaletes con sistema 2G y 3G por unos nuevos de 4G comenzó el pasado mes de octubre, señalan Encarna Bendicho y Alba Álvarez, que están al frente de la Oficina de Violencia de Género en la Delegación del Gobierno en Aragón y destacan que «está a punto de que culmine dicha renovación». Ambas responsables reconocen que los fallos de este sistema «provocaron una mala fama injusta de este método disuasorio del maltratador y que garantiza la seguridad de la víctima».

Resaltan que ningún hombre con brazalete ha matado a una mujer y los quebrantamientos de las órdenes de alejamiento se cuentan por decenas. Hasta ahora la mayoría de ellas eran errores. Solo el año pasado la Audiencia Provincial de Zaragoza comunicó una veintena de incidencias relacionadas con la falta de cobertura del aparato o, por ejemplo, de algo tan sencillo como que el dispositivo se quede sin batería.

Muestra de ello fue el caso que este diario denunció hace unos meses. Saltó la alarma porque, al parecer, el hombre estaba cerca de su víctima, pero la realidad fue que él estaba en Monzón y ella en Belchite. Nada menos que 180,3 kilómetros les separaban,

Esto llevó a muchos jueces, fiscales y hasta a abogados a considerar preferibles otras medidas de seguridad que no crearan situación de revictimización. Muestra de ello es que solo están activadas 26 pulseras (la mayoría en la capital aragonesa) de las más de 404 órdenes de protección adoptadas en Aragón hasta octubre del 2018, que son los últimos datos registrados por el Instituto Aragonés de la Mujer (IAM). La ratio de órdenes en la comunidad está actualmente en un 14,6% frente al 34,2% en La Rioja.

CAMPAÑA / Una realidad que la Delegación del Gobierno en Aragón quiere cambiar. Es por ello que están estudiando cómo revetir esa mala fama e instar a los jueces a poner más brazaletes, gracias a la mejora tecnológica.

«Tenemos también que demostrar a las mujeres maltratadas que este sistema de seguridad no controla sus movimientos, sino los del maltratador y permite tener tiempo para reaccionar ante una situación de riesgo», señalan Bendicho y Álvarez.

No obstante, los brazaletes antimaltrato, gestionados por el sistema Cometa (un servicio externalizado en una UTE entre Telefónica y Securitas Direct), no es el único sistema de protección que pone la administración a disposición de las maltratadas. El Gobierno tiene activado el ServicioTelefónico de Atención y Protección (Atenpro).

En la actualidad, según los datos que maneja la administración estatal en la comunidad, hay 206 dispositivos activados (131 en Zaragoza, 46 en Huesca y 32 en Teruel). Este sistema es una especie de botón como el de asistencia de personas mayores que da aviso a la Policía y a la Guardia Civil cuando es pulsado por la víctima de violencia de género. Curiosamente, aunque es menos conocido que los brazaletes, el uso del Atenpro está más generalizado. Para las responsables de la Oficina de Violencia de Género en la Delegación del Gobierno en Aragón la explicación es que «está mejor visto entre las usuarias de las zonas rurales». «Hay que pensar que en municipios pequeños el sistema de las pulseras establece un radio de acción complicado de gestionar a la hora de las órdenes de alejamiento, además de que son menos llamativos», recalca Álvarez.

Hasta el mes de noviembre del 2018 en Aragón había 1.655 casos activos de violencia de género, de los que 994 mujeres precisan de protección policial. Una tarea pendiente: más agentes, puesto que hay un policía para cada 10 víctimas.