+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

UTEBO

El nuevo plan de movilidad mejorará las conexiones con el casco urbano

El puente sobre la travesía de la N-232 se derribará para crear allí una rotonda

 

El puente que comunica Utebo con una zona comercial al sur del municipio deberá ser demolido. - EL PERIÓDICO

F. V.
14/04/2019

El Ayuntamiento de Utebo aprobó en la sesión plenaria del pasado marzo, de forma inicial, la revisión de su Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS). El nuevo documento, para el periodo 2018-2024, es un ambicioso proyecto que tiene como objetivos extender la red de zonas peatonales, crear un anillo para bicicletas, fomentar el transporte público y mejorar la conexión entre las distintas partes del municipio, que se encuentra condicionado por el efecto de barrera que generan la travesía de la N-232 y las vías del tren de la línea que une Zaragoza con Tudela.

Precisamente, la permeabilización de estas dos cicatrices urbanas, junto a la racionalización del uso del vehículo privado y la optimización del uso del andén norte de la estación, son los principales retos a los que se enfrenta el nuevo PMUS, que es obra del Consorcio de Transportes del Área de Zaragoza (CTAZ), el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe) y el propio Ayuntamiento de Utebo.

«El plan consta de dos fases, una hasta el 2021 y otra hasta el 2024», explica Juan Ortiz, del CTAZ, que ha dirigido el proyecto junto a Jorge Elía. «Lo más ambicioso es hacer una rotonda tras el derribo del puente sobre la antigua travesía urbana, pero eso requerirá una cesión previa de la infraestructura por parte del Ministerio de Fomento», advierte.

ACTUACIONES

La citada glorieta, que hará las veces de puerta de entrada al casco urbano, deberá compaginar el paso de vehículos y peatones de forma segura. Se complementará con nuevas conexiones con la antigua nacional en la confluencia de la avenida Puerto Rico y en la calle Holanda. Además, se ha diseñado un segundo bloque de medidas destinadas a mejorar la comunicación del núcleo central con los barrios más aislados.

Este es el caso del casco histórico, separado del resto de la ciudad por las vías del tren. Para ello será necesario completar la ronda de Toledo hasta cerrarla en el punto donde engarza con el camino de la Estación. Asimismo, se actuará en la zona de Malpica, al oeste del municipio, reordenando el tráfico, controlando la velocidad y abrir un nuevo paso con semáforos entre las calles Francia y Rafael Alberti.

Se habilitará también un nuevo punto para cruzar las vías, destinado a bicis y peatones, en las inmediaciones de la calle de las Fuentes. Y se propone implantar una línea circular y otra transversal de transporte público que llegue a la zona de Setabia.

El tercer bloque de medidas, recogido bajo el epígrafe Utebo para la ciudadanía, se centra en la denominada almendra central, la que concentra una parte importante de la actividad comercial y la vida ciudadana. En este aspecto se trabajará en la pacificación de varias calles comprendidas entre las avenidas de Navarra y Zaragoza mediante la creación de plataformas únicas.

En el mismo apartado, reviste gran interés la extensión de la peatonalización desde la avenida Zaragoza hasta la plaza de Teruel. A ello se unirá la creación de un anillo para bicicletas en las calles Buenos Aires, Ruiz Picasso y en la avenida Navarra que se prolongará hasta el paseo de los Prados y la calle de las Fuentes. Finalmente, se impondrá una limitación a 20 kilómetros por hora en esta última arteria y en el paseo de Berbegal.

Junto a estas medidas habrá que poner en marcha otras complementarias, como mejoras en materia de aparcamientos, cambios en los sentidos de la circulación, establecimiento de caminos escolares, eliminación de barreras arquitectónicas y divulgación del propio plan.

ELABORACIÓN

Miguel Dalmau, alcalde de Utebo, subraya que se trata de un proyecto de «largo alcance» que, por su duración, puede afectar a más de una administración municipal. De ahí que el hecho de estar aprobado sea un buen punto de partida para una obra que tiene que contar con un amplio respaldo ciudadano.

La elaboración de esta revisión del PMUS es el resultado de un esfuerzo coordinado en el que ha tenido un especial relieve la consulta realizada a los propios ciudadanos a través de 356 encuestas de movilidad y otras 348 llevadas a cabo en centros escolares. Por otro lado, se han realizado entrevistas a técnicos municipales, a diversos colectivos ciudadanos y agentes sociales, así como cuatro sesiones abiertas de participación a las que pudieron asistir libremente todos los vecinos que lo desearon.