+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

BIENES RELIGIOSOS

El obispado de Barbastro reclama por vía civil los 111 bienes de la Franja

Las obras, depositadas en el Museo de Lérida, provienen de las parroquias aragonesas que hasta 1995 formaban parte del obispado de Lérida

 

El obispado de Barbastro reclama por vía civil los 111 bienes de la Franja - EL PERIÓDICO

EFE
13/02/2018

El obispado de Barbastro-Monzón ha presentado una demanda por la vía civil para reclamar la devolución de los 111 bienes provenientes de las parroquias de esta diócesis que actualmente se encuentran en el Museo de Lérida. La demanda ha sido presentada en su nombre propio y en representación de más de 40 parroquias de su diócesis contra el Consorcio del Museo de Lérida Diocesana y Comarcal por retener estos bienes y contra el Obispado leridano porque es quien los tiene en depósito. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), la demanda ha recaído en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Barbastro.

El objetivo de la demanda es poner fin a un problema que se inició en 1995, cuando la Santa Sede decidió complacer a la Conferencia Episcopal Española en su deseo de adecuar los límites religiosos a los provinciales y segregó las parroquias aragonesas del obispado de Lleida que pasaron a la diócesis de Barbastro-Monzón. Con el gesto se puso fin a ocho siglos de historia común a la vez que se abrió el melón de los litigios, ya que el Museu Diocesà ha sido el que ha conservado, custodiado y restaurado desde siempre los bienes retirados del culto por dichas parroquias.

Litigio eclesiástico
La diócesis de Barbastro-Monzón ha manifestado que "siempre" ha querido mantener y construir unas "buenas relaciones de vecindad" con Lérida, "mucho más entre diócesis hermanas de comunidades vecinas". Ahora, han decidido acudir a la vía civil ante la negativa a la petición de trasladar los bienes a Aragón pese a la sentencia favorable del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica. Esta llegó después de un largo litigio eclesiástico y falló que las 111 piezas que se reclaman estaban en el obispado de Lérida a título de depósito y no de propiedad, y se obligaba a su traslado al obispado de Barbastro-Monzón.

También ha precisado que sigue con la voluntad de "tender puentes de colaboración" en proyectos culturales, artísticos, religiosos y económicos, tanto en Aragón, como también con "la comunidad hermana de Cataluña". "El objetivo es mostrar la realidad de una Institución, la Iglesia, que humaniza y crea riqueza, no solo económica sino también en aquellos valores que construyen a la persona", han apuntado las mismas fuentes.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.

   
2 Comentarios
02

Por latefac 20:08 - 13.02.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Qué pasó con las obras de Sigena? El obispado de Lleida, las salvó del abandono y la desidia. Fueron restauradas y se dieron a conocer. Huesca, que desconocía su existencia, las reclamó.

01

Por latefac 20:08 - 13.02.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El Vaticano dictó el 15 de junio de 1995 un decreto insólito por el que cedía más de la mitad de la diócesis de Lleida a la vecina de Barbastro, a pesar ocho siglos de historia y la voluntad de los feligreses. Consumada la segregación, un nuncio acusado de corrupción tomó la decisión fraudulenta de entregar un centenar de obras de arte del Museo de Lleida a la nueva diócesis de Barbastro-Monzón. La persecución a toda costa del botín ha evidenciado a lo largo de los años una cadena de intrigas, componendas e irregularidades jurídicas que han implicado altas personalidades de la Iglesia y del Estado, con un denominador común: la catalanofobia. La pequeña Lleida y su museo se encuentran inmersos en esta tormenta.