+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

UN MAESTRO DIFERENTE

Otra escuela de la chistera

Xuxo Ruiz, profesor sevillano de Primaria y aspirante al considerado Nobel de la enseñanza, basa su método en la aplicación de la magia en clase

 

Estrella 8 Ruiz, en primer plano, junto a Sánchez y Farré, ayer en la presentación del programa, muestra uno de los materiales que aplica en clase. - CHUS MARCHADOR

J. O.
16/01/2018

«En realidad, el maestro y el mago tienen roles similares. Ambos llegan al escenario y tienen que captar la atención del público y transmitir su conocimiento». Se llama Xuxo Ruiz y es maestro de Primaria en el colegio San Sebastián de Albaida del Aljarafe, en Sevilla. Es el único español incluido entre los 50 candidatos preseleccionados para ganar el Global Teacher Prize 2018, considerado como el premio Nobel de la enseñanza, y es maestro y mago. O viceversa. Porque su novedoso e impactante metodología se basa en la aplicación de la magia en la escuela, una fórmula que, asegura, funciona sin trampa ni cartón.

«Siempre recordamos a los profesores que hacían que las clases fueran más divertidas y que tuviéramos ganas de ir al colegio. Es fundamental que los alumnos lleguen a clase motivados y con ganas de aprender porque eso facilita el aprendizaje», aseguró Ruiz ayer en la capital aragonesa.

No se trata de sacar conejos de la chistera ni de hacer desaparecer objetos. La cuestión es enseñar a través de la magia y utilizarla para reforzar contenidos relacionados con la expresión oral o escrita. O con las matemáticas. Pero también para resolver conflictos. La magia, en fin, para transmitir poder. «Por un lado, busco introducir y explicar contenidos que serían muy difíciles de hacer de otro modo. Como la osmosis celular, por ejemplo. Yo recurro a un juego con una moneda y un globo y me aseguro de que ese aprendizaje adquirido de forma emocional no lo olvidarán. Pero, además, el niño, como mago, adquiere un poder al emocionar a los demás y generar felicidad», afirma.

Porque Xuxo enseña «magia, no trucos». Los niños no solo aprenden cálculo mental o ciencias, sino que consiguen vencer su timidez para hablar en público y, en definitiva, acuden «más felices al colegio». Y el método funciona. «Me dieron el peor grupo de 4º y en 6º ya era el mejor», asegura. Y las familias, encantadas. «Una madre me decía que su hijo no quería ir a clase cuando le dolía la tripa. Ahora pide un paracetamol para que se le pase». Otra escuela. Por arte de magia.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.