+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Parecidos poco lógicos entre Trump y Holmes

 

Juan Bolea Juan Bolea
18/11/2016

Encontrar algún parecido razonable entre Donald Trump y Sherlock Holmes no parece un ejercicio demasiado lógico, ni tampoco en su respectiva actitud frente a las mujeres, muy distinta, aunque en ambos casos criticable. Mezquino el desprecio de Trump, misógino el aislamiento de Holmes.

Una sola vez estuvo enamorado el compañero del doctor Watson, como el mismo y elemental colega del detective nos refiere en Un escándalo en bohemia. Fue de una aventurera llamada Isabel Adler, de extraordinaria sagacidad y belleza, que llegó a jugar con el intelecto y tal vez con los sentimientos del infalible Sherlock. El final del relato nos depara la desacostumbrada imagen de un detective melancólico, acaso enfermo de amor. La editorial Navona acaba de reeditar Un escándalo en bohemia, junto con otros cinco casos: Seis enigmas para Sherlock Holmes.

También altamente recomendable, ya que de grandes maestros de la novela hablamos, es El caso del asesinato de Benson (The Benson murder case), de S. S. Van Dine. En el prólogo de la maravillosa edición de Reino de Cordelia, Luis Alberto de Cuenca expresa su felicidad por recuperar para los lectores españoles los casos de Philo Vance, que, calcula, en nuestro país no debían de conocer más allá de una decena de personas. Yo soy una de esas diez y puedo asegurarles que la temprana lectura de S. S. Van Dine me determinó a seguir profundizando en el género policíaco.

Frente al hieratismo de Holmes, pero con su misma sofisticación y excentricismo, Philo Vance (en el cine, el actor William Powell) escala el Olimpo de los detectives gracias a su talento, claro está, y a una empatía con los lectores derivada de su traza de gran personaje, su dandismo, su cinismo, a veces su pedantería, la de un coleccionista de arte y millonario que encuentra muy divertido ayudar a su amigo el fiscal Markham en la resolución de casos imposibles. La novela negra asoma su pezuña, no en vano estamos ya en los años treinta, pero todavía Vance se comporta en clave canónica, atribuyendo a la observación y al análisis los resultados de su aportación a la investigación de un caso como el asesinato de Benson.

La recuperación y reedición de S. S. Van Dine y de los enigmas de Philo Vance es una de esas noticias que enorgullecen al mundo editorial y congratulan a los lectores. H