+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

COMARCAS

El paro bajó más en 2018 en Campo de Belchite y Sierra de Albarracín

El sector servicios concentra el 65% de los contratos y la industria, solo el 19%

 

Temporeros en una explotación de Chiprana durante la campaña de recogida de paraguayos del pasado año. - JAIME GALINDO

R. B. L.
24/04/2019

Las comarcas de Campo de Belchite y Sierra de Albarracín fueron las que mayores descensos del paro registraron en el 2018, un año en el que el desempleo cayó el 6,41% en el conjunto de Aragón. Sin embargo, en estos dos casos, los retrocesos fueron del 22,67% y del 19,02%, dejando el número de personas sin trabajo en esas comarcas en 133 y 132 personas, respectivamente.

Los datos, publicados recientemente en un informe elaborado por el Instituto Aragonés de Empleo (Inaem), revelan que fueron varias las comarcas en las que el paro se redujo más del 10%. Fue el caso de Sobrarbe (17,11%), Maestrazgo (16,81%), Ribera Baja del Ebro (16,87%), Bajo Cinca (12,89%), Jiloca (13,57%), Hoya de Huesca (11,23%), Comunidad de Teruel, con un 11,59%, Andorra-Sierra de Arcos (11,24%) y Gúdar-Javalambre (10,08%).

El balance anual, por tanto, fue positivo en el conjunto de la comunidad, si bien también hubo algunas comarcas en las que el desempleo creció. Se trata, principalmente, de La Litera, que registró un incremento de personas sin trabajo del 10,26% y, a mayor distancia, Alto Gállego (3,24%) y La Jacetania (0,33%).

Desde la perspectiva de la contratación los datos también sonrieron a la zona del bajo Aragón, ya que la comarca de las Cuencas Mineras, así como la de Bajo Aragón Caspe y Campo de Belchite alcanzaron tasas superiores al 11%, llegando incluso al 16,34% de incremento en el caso de las Cuencas Mineras, a pesar de que se trata de una de las zonas más castigadas por la despoblación y por las escasas perspectivas de futuro. Por el contrario, se firmaron un 20,77% menos de contratos en Campo de Borja y un 18,32% menos en Alto Gállego.

El sector servicios sigue siendo el que más tira de la economía de las comarcas, gracias a las actividades turísticas, la hostelería y la restauración, que se han convertido en uno de los grandes salvavidas de estas zonas. De cada 100 contratos suscritos en el 2018, 65 se llevaron a cabo en el sector terciario, 19 en la industria, 12 en agricultura y tan solo cuatro en construcción.

FALTA DE FORMACIÓN

El informe del Inaem pone de relieve un aspecto preocupante, puesto que el 67,9% de los contratos llevados a cabo tuvieron como destinatarios personas con un «nivel básico de formación y sin especialización». Además, tan solo el 14,97% contaba con estudios de bachiller, mientras que el 9,38% procedía de formación profesional y solo el 7,75% correspondía a universitarios.

Por tramos de edad, el dato más destacado es que todos los grupos aumentan la contratación, salvo en el colectivo de personas de entre 25 y 44 años, ya que se firmaron 6.782 contratos menos, aunque concentran el 53% del total de contratos. Un 21% de las rúbricas se produjeron con jóvenes menores de 25 años, mientras que ese porcentaje se eleva hasta el 26% en el caso de los mayores de 45 años.

El mercado laboral en las comarcas aragonesas también presenta un marcado carácter masculino, ya que el 54,57% de las firmas fueron ejecutadas por hombres, si bien la brecha se redujo, ya que los contratos a mujeres crecieron el 3,97% mientras que en el caso de los hombres solo lo hicieron el 0,31%.

El número de parados en Aragón ascendía a cierre del 2018 a 66.179 personas y 41.395 se concentraban en la Comarca Central de Zaragoza.