+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

FISCALÍA PIDE 10 AÑOS DE INHABILITACIÓN Y 6.480 EUROS DE MULTA

Pinilla se encamina de nuevo al banquillo por prevaricación

La exalcaldesa de La Muela está acusada de usurpar parcelas

 

Pinilla, antes de la lectura de la sentencia de la operación Molinos. - NURIA SOLER

F. M. H. / L. M. G.
10/01/2018

La exalcaldesa de La Muela, María Victoria Pinilla, aún está pendiente de que el Supremo fije fecha para revisar la sentencia de la operación Molinos, por la que pesan sobre ella una condena de 17 años de cárcel y multas por valor de casi 10 millones de euros. Pero mientras se fija la fecha, Pinilla se encamina de nuevo al banquillo, en un juicio por prevaricación y usurpación que aún colea por los juzgados desde el 2010, relacionado con el boom urbanístico de la localidad zaragozana bajo su mandato.

Concretamente, según la Fiscalía, el caso deriva de la aprobación, en mayo del 2010, del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del sector I de La Muela, «aprobado e impuesto de forma unilateral» por el ayuntamiento que ella regía «a la propia Junta de Compensación» del sector.

Con este plan, el consistorio «se apoderó indebidamente de un total de 45.628 metros cuadrados» de terreno que pertenecían a tres vecinos, de las fincas de Puy de Gatos, Cabeza de la Cruz y Cuesta de la Casa.

Los afectados, al iniciarse las obras de la urbanización Alto de La Muela, nunca acabadas, avisaron a la Junta de Compensación y a Pinilla de que estaban construyendo en sus tierras. La junta lo comprobó en el Registro de la Propiedad, y al constatar que las tierras eran de propiedad privada, suspendió los trabajos en espera de una modificación.

Pero según la Fiscalía, Pinilla, «pese a haber tomado conocimiento de la indebida apropiación» de los terrenos, «impuso» a la junta «retomar la ejecución de las obras», lo que supuso paralizar «toda negociación inicial para reintegrar o compensar a los legítimos propietarios».

Para el ministerio público, esta actuación constituye un delito de prevaricación, que merece una condena de diez años de inhabilitación para cargo público, y uno de usurpación, por el que solicita 6.480 euros de multa.

El caso llevaba años en instrucción en La Almunia, pero cuando ya estaba fijado para el pasado mes de diciembre, resultó que nadie se lo había comunicado a la Junta de Compensación ni al Ayuntamiento de La Muela, que figuran como responsables civiles, por la acusación de los afectados. La responsabilidad no está clara, pero los terrenos están valorados en 335.000 euros.

Ahora el caso ha vuelto al juzgado de instrucción para citar a los implicados, y tendrá que volver a ser asignado a un juzgado de lo Penal zaragozano, al que acudirá Pinilla asistida por su letrado, Santiago Palazón. Habrá que ver si ya llega condenada por el caso La Muela.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.