+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Las 43 nuevas calles de Zaragoza (30)

La pintora llenará de luz Garrapinillos

 

Pronto será esta la calle Isabel Guerra Peñamaría - Foto: ÁNGEL DE CASTRO

Patricia PuyoPatricia Puyo 06/04/2009

Ora et labora es la síntesis de la vida en cualquier monasterio. Así ocurre también en el de Santa Lucía de Zaragoza. Allí su vida ha de ser de contemplación y a la vez de acción. Muchos se dedican a escribir, otros a la repostería y algunos a la pintura. Este es el caso de Sor Isabel, también conocida como la monja pintora.

Isabel Guerra Peñamaría, así es como se llama, no nació en Zaragoza pero lleva aquí desde la juventud. Con 23 años se hizo monja en el monasterio de Santa Lucía. Desde que entró ha tenido tiempo para obtener la inspiración que necesita para pintar sus cuadros. El silencio y la paz que se respira en este convento cisterciense es esencial para lograrlo.

Quizá lo más curioso de su trayectoria artística no sea la belleza y el realismo de cada uno de sus cuadros sino su formación autodidacta. Y es que con tan solo 11 años comenzó a pintar. Nadie le enseñó la técnica. Es muy probable que ya naciera con este don. Aunque para no mentir sí tuvo un profesor. Fue Diego Velázquez y sus cuadros. Durante su infancia y su adolescencia pasó largas horas en el Museo del Prado contemplando cada uno de los lienzos del pintor sevillano. Y desde entonces ha realizado más de veinte exposiciones individuales además de otras tantas a nivel colectivo. Su última muestra se celebró en la Lonja de Zaragoza. Se puede hablar que todos sus lienzos tienen un denominador común. Es la luz, la paz, la mirada pero siempre con una fuerte carga de realismo. Isabel Guerra Peñamaría es miembro de la Real Academia de Bellas Artes y gracias a su maestría con el pincel ha recibido numerosos premios. Pero Isabel también escribe. El último es el Libro de la paz interior. Pinturas y mensajes que recoge, además de ilustraciones de cada uno de sus cuadros, algunos textos espirituales que transmiten paz y esperanza para el hombre de hoy, según se puede leer en las críticas que ha recibido.

Durante la Cuaresma es tiempo de orar en el monasterio de Santa Lucía. Las hermanas que viven en este cenobio aseguran al preguntar por ella que «sor Isabel no concede entrevistas hasta que no presente una nueva exposición. Ahora, en tiempo de Cuaresma, es imposible hablar con ella, tampoco salimos del monasterio, solo rezamos». Difícil averiguar qué siente la hermana Isabel dando nombre a una calle.

En cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica su nombre sustituirá en Garrapinillos a la calle José Antonio, por José Antonio Primo de Rivera, el fundador de la Falange Española. En esta vía, de un solo sentido, llaman la atención sus pequeñas casas en donde se entremezclan las de una sola planta con las de tres y su estrechez. Concluye en el camino de Casetas. Como curiosidad, los cambios de denominaciones del callejero de Zaragoza contarán con más artistas. Isabel será dentro de poco una de ellas.

Isabel Guerra Peñamaría
Nació en 1947 en Madrid. A los 23 años se trasladó al monasterio cisterciense de Santa Lucía de Zaragoza. Allí además de rezar, dedica su tiempo a la pintura. Una actividad que le ha llevado a realizar más de 20 exposiciones en solitario.

Calle José Antonio
José Antonio Primo de Rivera (Madrid 1903-Alicante 1936) fue el fundador y el líder de la Falange Española. Durante la guerra civil se convirtió en un icono del Movimiento Nacional. Murió fusilado en Alicante.