+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SORTEO DE LA ONCE

La portadora de la suerte

La vendedora de la ONCE Pilar Tabuenca ha repartido en Zaragoza 1.250.000 euros. Su punto de venta se halla en el barrio de Santa Isabel

 

La vendedora de cupones de la ONCE Pilar Tabuenca. - ONCE

EL PERIÓDICO
23/04/2019

Más de un millón de euros, en concreto, 1.250.000, es lo que ha repartido la vendedora de la ONCE Pilar Tabuenca, una vecina de Pastriz que desempeña su función en el barrio zaragozano de Santa Isabel y otros puntos cercanos y que el pasado día 17 entregó un cupón agraciado con La Paga de 3.000 euros al mes durante 25 años y 35.000 euros al contado que otorga la entidad. Además, Tabuenca ha vendido otros nueve boletos premiados con 35.000 euros cada uno.

«Estoy muy sorprendida. Llevo 3 años trabajando en la ONCE, el día 4 me hicieron indefinida y el 17 di el premio. Me ha sorprendido muchísimo y estoy muy contenta, muy feliz», destaca esta vendedora sobre los premios que ha repartido y su nueva situación laboral, dos eventos positivos que casi coinciden en el tiempo.

«Son dos noticias estupendas y, además, hace un par de meses dí otro premio del Cuponazo», afirma. Al respecto, su satisfacción es evidente: «Estoy muy contenta porque mi clientela es maravillosa y es una alegría repartir este dinero entre los amigos del barrio», detalla.

«HA SUCEDIDO»

Todavía no ha podido saber quiénes son los vecinos agraciados, puesto que con las fiestas de Semana Santa y el día de San Jorge todavía no ha regresado a su punto de venta. No obstante, remarca que los premios los ha entregado en el distrito de Santa Isabel, en el que está «todos los días». «Yo los doy –los cupones– para que toquen y ha sucedido», apostilla satisfecha la pastricera.

Por último, Tabuenca se muestra muy contenta de pertenecer a la entidad en la que actualmente se emplea. «La ONCE me ha dado esta oportunidad de trabajar y me siento muy feliz por ello», afirma. «Me hace sentir una persona válida y me da la posibilidad de trasladar la felicidad», dice