+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CASI CINCO AÑOS DE DISPUTAS

Un proyecto cuestionado

El Gobierno aragonés, la CHE y el propio ministerio, además de los vecinos de las Cinco Villas pusieron objeciones a la explotación de Geoalcali

 

EL PERIÓDICO
07/06/2019

El proyecto de la mina Muga ha estado salpicado en los últimos años de fuertes protestas y polémica. De hecho, se creó hasta una plataforma contra esta explotación que llegó a denunciar que este proyecto «faraónico» iba a «cambiar la vida de la zona» en las altas Cinco Villas. Ese, al menos, el diagnóstico que hizo la plataforma en una comparecencia en las Cortes de Aragón en noviembre del 2015. El malestar venía también precedido por un informe del Gobierno de Aragón, en el que se alertaba de que el proyecto adolecía de una serie de deficiencias por sus posibles afecciones socioeconómicas en el territorio. Pero también medioambientales.

El doctor en geología, Oscar Pueyo llegó a explicar en sede parlamentaria que la inciativa minera no se adaptaba al contexto geológico en el que se iba a desarrollar porque «infravalora» el riesgo de hundimiento de las galerías, la posible aparición de «procesos sísmicos inducidos” y la afección a la “estabilidad de las laderas». Pueyo también recordó los corrimientos que provocaron en el 2014 las obras de recrecimiento de Yesa, que está a poco menos de dos kilómetros de la mina.

Los problemas técnicos y los riesgos que, supuestamente, entrañaba el proyecto de la mina Muga acarrearon también retrasos en los plazos y la tramitación. En definitiva, ha sido un camino salpicado por numerosos escollos hasta que ha obtenido el visto bueno medioambiental por parte del Ministerio para la Transición Ecológica.

También se presentaron decenas de alegaciones a a la explotación y se elaboraron informes por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) e Instituto Geográfico Nacional (IGN), en los que se aseguraba que el proyecto planteado por Geoalcali no tenía suficientemente en cuenta las interacciones con el embalse de Yesa y sus laderas.

Por ello, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) exigió a Geoalcali la redacción de texto refundido encaminado a resolver las graves deficiencias detectadas. Ayer dio vía libre.