+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PRESUPUESTOS MUNICIPALES DEL 2019

El PSOE apoyará las cuentas si ZeC cambia el destino de 32,4 millones

Pretenden eliminar el plan de vivienda y el de barrios y Rivarés dice que no lo hará. CHA quiere alterar 6,35 millones y PP y Cs presentan una enmienda a la totalidad

 

Carmelo Asensio, Javier Trívez y Fernando Rivarés, durante una comisión de Economía. - ÁNGEL DE CASTRO

CARLOTA GOMAR
01/03/2019

El equipo de Economía del Gobierno de Zaragoza en Común (ZeC) se enfrenta a unos días laboriosos después de que el PSOE registrase ayer 219 enmiendas al presupuesto del 2019, que ascienden a 32,4 millones. Por si fueran pocas, CHA presentó 22, que suman 6,35 millones y PP y Cs directamente registraron una a la totalidad porque no comparten ni una coma del proyecto presupuestario.

El concejal del PSOE, Javier Trívez, explicó que con este volumen de enmiendas lo que pretenden es «reajustar las cuentas para que sean defendibles». Si ZeC las apoya, las aprobarán. En caso contrario, alzarán la mano en contra. Su propuesta triplica este año la cuantía del 2018, cuando propuso alterar 12,5 millones.

Los 31,4 millones que pretende mover de unas partidas a otras se detraen principalmente de dos: el Plan de Barrios (que dispone de 8 millones) y el Plan de Inversiones de Vivienda 2019-2023 de 72 millones y que incluía una partida de 4,4 para este ejercicio, según explicaron desde la formación (más los plurianuales). Lo cierto es que no solo se perderán estos cuatro millones, sino que en el bote se incluirían los 71 totales, de los que 32 llegarían directos de un préstamo del Banco Europeo de Inversiones.

El PSOE ya ha dicho que no lo va a apoyar porque no lo comparte y porque está elaborando el suyo propio, así que pretende que ese dinero se reinvierta en otros proyectos como la rehabilitación de viviendas, también de los grupos sindicales, la recuperación de los entornos o el tejido comercial.

Para Rivarés esta idea es sencillamente una «barbaridad» por lo que será «muy difícil» llegar a un acuerdo, admitió. «Lo veo muy difícil porque cómo se puede suprimir el dinero que va a cambiar los barrios y los que con indecentes sueldos tienen que arreglar sus viviendas. No es recibo».

NEGOCIACIÓN

 Más fáciles serán –y han sido– las cosas con CHA, que ha presentado 22 enmiendas que ascienden a 6,35 millones, a los que sumar otros cinco que ya han pactado con ZeC. Su portavoz, Carmelo Asensio, explicó que su propuesta pasa por hacer más «expansivo e inversor» el proyecto y no mueve grandes cantidades. Entre sus sugerencias destaca la creación de supermanzanas en Las Fuentes, San José, Torreo y Delicias, para las que quiere destinar 2,8 millones que detraen al plan de barrios que acordaron con ZeC elevar de los 4 a los 8 millones. Otros de sus proyectos fuertes son la adecuación de la avenida Navarra, para la que piden que se destinen 800.000 euros o el viario del polígono de Malpica, con 300.000. El resto pasa por adecuar instalaciones como centros deportivos, cívicos o escuelas infantiles.

PP y Cs presentaron cada uno una enmienda a la totalidad. La concejala del PP, María Navarro, explicó que este proyecto de presupuestos «no se puede arreglar a base de enmiendas parciales». Criticó que se han dejado de ejecutar 72 millones de inversión en el 2018, que se han infradotado las partidas de limpieza pública y de recogida de residuos, que el fondo de contingencia cuenta con solo 5,5 millones cuando hay «177 millones» en las instancias pendientes de resolución o que hay varios proyectos que vuelven a aparecer otro año porque nunca se llevan a cabo. Además, Navarro explicó que rechazan tajantemente la política fiscal de la izquierda, porque la entienden «como un método de recaudación y no de creación de empleo».

Para la portavoz de Cs, Sara Fernández, se trata de «los presupuestos más chapuceros de ZeC» que, además, no cree que se vayan a ejecutar. Cuestionó la previsión en los ingresos ya que cuentan con un préstamo de 31,5 millones que todavía no está claro si el Ministerio de Hacienda autorizará. También criticó la infradotación de los servicios públicos y que se han limitado a hacer «un corta y pega» de proyectos que llevan repitiendo durante los últimos años y que no han ejecutado. En definitiva, resumió que no van a apoyar «un presupuesto que es irreal tanto en ingresos como en gastos».