+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Palo

El pueblo trata de salvar dos cedros del parque infantil

El consistorio es partidario de cortarlos, pero un informe descarta peligro

 

Un informe asegura que los cedros no entrañan peligro y están saludables. - SERVICIO ESPECIAL

F. V.
05/09/2016

Palo está en el Sobrarbe, cerca de los embalses de El Grado y Mediano, en medio de un paisaje mediterráneo de olivos y almendros. Pero alguien plantó allí, hace tres décadas o más, dos ejemplares de cedro del Atlas que se han convertido en dos espléndidos árboles (miden 16,5 metros) que proyectan su sombra sobre un parque infantil. El ayuntamiento se ha propuesto acondicionar esa zona de juegos, que se ha ido deteriorando con el paso del tiempo, y estudia si es necesario talar los dos cedros. Uno de los árboles está algo inclinado y podría haber riesgo de caída.

Dos profesoras de la zona, María Pilar Pera y Ana Pallaruelo, han promovido acciones para tratar de salvar los dos árboles. Por un lado, llevan a cabo una recogida de firmas y, por otro, han encargado un informe a ingeniero técnico forestal sobre el estado del espacio de recreo y de los cedros. "Pensamos que se pueden salvar, que el grado de inclinación de uno de ellos es muy leve y que se trata de un lugar especial", señala Ana Pallaruelo. "Bastaría con instalar puntales para sujetar el ejemplar que se inclina", apunta María Pilar, que afirma que los cedros crean una atmósfera que inspira tranquilidad e invita a meditar.

El informe técnico ve posible la salvación de los cedros. Para ello propone la poda de las ramas bajas, hasta una altura de 4,5 o 5 metros, con el fin de reducir su peso y disminuir la presión sobre una casa contigua que se encuentra en estado ruinoso. Asimismo, el documento mantiene que la inclinación de uno de los árboles "no es preocupante" y que una estructura metálica o de madera anclada podría soportarlo. El ingeniero valora que los refuerzos del suelo previstos en las obras contribuirán a sujetarlos y concluye que se trata de dos cedros que gozan de buena salud.

La alcaldesa del municipio, María Antonio Arnal, señala que el consistorio "no es partidario de talar", por lo que ha puesto la decisión en manos de la Diputación de Huesca. Advierte de que "pueden ser un peligro en caso de tormenta" y asegura que quizá uno de los árboles se pueda salvar, "pero el otro no".

Temas relacionados
 

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla